Mariano Rajoy ha lanzado hoy diez medidas contra la #Corrupción. Y es que, hombre precavido vale por dos. Son medidas muy variadas que solo Rajoy y el Consejo de Ministros saben lo meditadas que están. Pero claro, son propuestas para el futuro. En el futuro las medidas de Rajoy conformarán un mundo nuevo y honesto (o no), sin embargo, son más interesantes los casos de corrupción actuales y pasados, los que se han producido en los últimos años, antes de que Rajoy propusiera esta lista de medidas.

Si el lector tiene interés en conocer tales medidas, podrá encontrarlas en Google. Concretamente, en la edición digital del ABC han elaborado una lista muy llamativa y ordenada, en la que aparecen todas las medidas explicadas, desde la primera a la décima, enumeradas y todo.

Anuncios
Anuncios

Se lo han currado. Nosotros ni siquiera las vamos a nombrar. Y no lo haremos porque somos unos jodidos nostálgicos atrapados en el pasado. Lo que nos interesa son los casos de corrupción actuales y pasados.

Y no es que sean interesantes porque rodeen a Rajoy, que también, sino porque legislar para el futuro está bien, pero es mejor saber qué hará el Gobierno con los casos de corrupción tan cercanos que se barajan en la actualidad. Bueno, ha dimitido Ana Mato porque el juez Ruz la ha señalado como beneficiaria de la trama Gürtel en su último auto. Pero eso sabe a poco, solo se ha caído el florero, pero el Gobierno todavía no se ha tocado.

A Mariano Rajoy le gusta más mirar hacia adelante que hacia atrás o a su alrededor. No nos extraña. Para él las cosas son muy simples. Se han equivocado, eso es todo.

Anuncios

Ha sido un error, no volverá a ocurrir. Y para garantizar que no volverá a ocurrir, he aquí diez medidas. ¡Voilà!, todo solucionado. En el futuro no volverá a ocurrir esto que, hasta ahora, ha estado ocurriendo de forma recurrente.

Presentar diez medidas contra la corrupción en el Congreso de los Diputados es más conveniente para Mariano Rajoy, que ocuparse de los casos de corrupción interesantes, a saber, los que ya se han producido (y no los que se podrían producir más adelante). Los casos de corrupción que todavía no se han producido, que son para los que las medidas están diseñadas, tienen la ventaja de que carecen de culpables. Los casos de corrupción que sí se han producido, sí que tienen culpables y estos rodean a Rajoy.