"¡Quédate quieto!", y se queda quieto; "¡Siéntate!", y se sienta; "¡Coge la pelota!", y la coge. ¡Qué curioso! Desde que nuestros queridos compañeros de vida están con nosotros, nadie había dudado de su inteligencia ni mucho menos de su fidelidad. Pero ahora, un estudio de la Universidad de Sussex (Reino Unido) muestra la capacidad comprensiva del can cuando se le habla. Es cierto que no sabemos cuánta información procesan, pero sí se puede afirmar que, como nosotros, procesan información y comprenden lo que se les dice.

Al igual que los seres humanos, cada hemisferio del cerebro está especializado en retener y hacer comprensible la información que se recibe.

Anuncios
Anuncios

Y bien sabemos, se ha puesto de moda nuevamente, que en el proceso comunicante no lo son todo las palabras, sino los gestos y la entonación que le damos al mensaje (lenguaje no verbal). Cada hemisferio está especializado en descodificar partes del mensaje: el izquierdo la inteligible, es decir, los diferentes fonemas de los que se compone la oración; el derecho, las expresiones no verbales, como el tono empleado o el acento pronunciado. Ambas partes, combinadas, permiten comprender el lenguaje humano en toda su complejidad.

Pues bien, si eso nos sucede a nosotros, la novedad del estudio es poner de manifiesto que en los perros ocurre lo mismo, aunque sea a un nivel de un niño de dos años. Es más, relacionan y diferencian el tono de voz de una mujer o de un hombre e identifican la voz con la cara.

Anuncios

Por ese motivo, cuando otra persona que no es su dueño le da una orden tipo ¡Siéntate!, la respuesta del can no es otra que no obedecer.

Se agradece que la ciencia siga constatando lo que nuestro sentido común y el corazón nos dictaba desde siempre. Pero es bueno que aparezca a la voz pública, con argumentos de autoridad, en este caso la voz científica, para poder comprender la importancia de seguir respetando su bienestar y el de todos los seres vivos. No es posible que la arrogante y grotesca concepción antropocéntrica siga medrando en nuestra cultura y permitiendo que se cometan aberraciones continuas sin que nadie les ampare, más que la buena voluntad de miles de personas que han sabido comprender, aunque la ciencia no lo había objetivado, que no importa el envoltorio con el que se presenten, lo que importa es lo que son: seres vivos con derechos y dignidad.

Si entienden lo que se les dice, lógicamente, tienen la capacidad de sentir lo que se les hace. ¡Qué casualidad! Igualitos que los seres humanos. Pero la diferencia entre ellos y nosotros está en que nosotros afirmamos: ¡Quien me la hace me la paga! Y los perrunos canes afirman: ¡Aunque me la hagas, yo siempre te perdonaré!

"Porque su amo era para él como un dios. Y al sentirse ahora muerto sintió que se desmoronaban en su espíritu los fundamentos todos de su fe en la vida y en el mundo, y una inmensa desolación llenó su pecho." (Miguel de Unamuno. Niebla.) ¡Que aproveche! #Animales #Investigación científica