Nada importa que en este país se esté viviendo una crisis salvaje, donde cada vez cuesta más, cuando menos, alimentarse. La solidaridad permanece ausente por parte de los organismos públicos que, además, siguen apretando la tuerca, multiplicando y endureciendo sanciones e impuestos. Estamos flacos y, encima, nos echan pulgas.

Ya en su día, a través de las redes sociales, se cuestionó la legalidad de las multas impuestas en Zona Azul. Pero, parece que no nos creímos lo del atraco. Y es que aún, el miedo impide ver nuestros derechos y pensamos: que por lo menos me quede como estoy. Y así lucimos.

Volvamos a recordarlo con la ley en la mano: “Según el art. 62.1.b de la Ley 30/1992 de 26 de Noviembre y el  art. 3 del Reglamento del Procedimiento Sancionador en materia de #Tráfico, circulación de vehículos a motor y Seguridad Vial, aprobado por Real Decreto 320/1994, de 25 de febrero, las multas de aparcamiento puestas en zona azul son todas nulas de pleno derecho”

Cada trocito de aquella calle, donde te clavaron la última multa porque te pasaste de hora, o por falta del dichoso tique, pertenece a empresas concesionarias privadas, concertadas con el Ayuntamiento para explotar la Zona Azul, y a ti.

Cada año y siempre en el momento más inoportuno, la mayoría de los ciudadanos nos rascamos el bolsillo para pagar el impuesto de circulación correspondiente en nuestra ciudad. Por esta razón, no estamos obligados a deshacernos de un dinero, que no tenemos, porque ya lo hemos pagado, ni por aparcar ni por sanción.

Imagina lo que puede ganar el dueño de esta empresa privada cada vez que metes un euro en el parquímetro.

Anuncios
Anuncios

Seguro que alguna vez, al recoger tu coche, te has encontrado un sobrecito marrón en el parabrisas. Entonces caes en que olvidaste colocar el tique y maldices en arameo. Pero, si eres bueno e introduces el sobrecito y tres euros en la maquinita, también para la saca del dueño, ya no te sancionan. ¡Qué bondadosos son los ladrones de guante blanco! Ah, pero si no sueltas los tres euros, entonces te dirán una mentira muy grande: la multa la pone un Policía Local. Así es que será la Diputación la encargada de hacértela llegar o encontrarás que han embargado tu cuenta por la irrisoria cantidad de 80 euros. Si pagas antes de diez días, “sólo” pagarás la mitad. Ellos siguen ganando. ¿Qué hacer? Cuando recibas la multa, rellena el modelo de pliego de descargos, que puedes encontrar vía Internet. Entrégalo en la Diputación por duplicado pidiendo al funcionario que selle tu copia.

Anuncios

Te darán la razón en un mes y fuera multa.

Una última observación sobre multas en Comunidades Autónomas con lengua propia. Si fueras sancionado en Cataluña, País Vasco, Galicia o Levante el descargo es más sencillo. Comprueba si la señal de prohibido aparcar o zona azul está exclusivamente en el idioma de esa Comunidad. Deberás entonces argumentar el incumplimiento de los artículos 56 y 138 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, relativos al idioma de las señales. Ambos apartados normativos obligan a que «las indicaciones escritas de las señales de tráfico se expresen, al menos, en el idioma oficial del Estado». ¡No más atracos!