En un contexto de tensión nacional y regional, marcado por la división y la crisis de Ucrania, los ciudadanos de República Moldavia celebran hoy elecciones legislativas, que deberían de ofrecer al país una nueva coalición de gobierno para los siguientes 4 años.

Según los analistas, se trata de unas elecciones históricas, dadas las discrepancias entre los principales partidos. Actualmente, el país está dirigido por una coalición compuesta por partidos que promueven una política pro-europea, mientras el Partido Socialista y el Partido de los Comunistas están a favor de adherirse a la Unión Aduanera Rusia, Bielorrusia y Kazajistán.

Anuncios
Anuncios

Hace menos de seis meses, Moldavia firmaba el acuerdo de asociación con la #Unión Europea, mientras Rusia no ha dejado de ejercer presiones al gobierno de Chisinau, y la crisis de Ucrania continúa.

Un sondeo efectuado una semana antes de ir a las urnas situaba al Partido de los Comunistas en primera posición entre las opciones.

Los 101 escaños serán repartidos proporcionalmente entre los partidos y candidatos independientes que obtengan como mínimo un 6% de los votos.

Una cuestión europea

El reto de las elecciones en Moldavia es uno bastante grande no sólo para el propio país, sino también para su vecina Rumanía, involucrada en el proceso de europeización del gobierno de Chisinau. Una política pro-rusa significaría una inestabilidad en la frontera del este de Rumanía. Hace dos días, el reciente presidente elegido Klaus Iohannis visitó Moldavia para reforzar su mensaje de apoyo a la integración en la UE, sobre todo durante su mandato.

Anuncios

Por otra parte, en el caso de que la política pro-europea tuviera éxito, tampoco se eliminaría la inestabilidad. Los partidarios pro-rusos, alimentados de fondos provenientes de Rusia, podrían salir a la calle y manifestarse. A su vez, Rusia tendría todas las herramientas necesarias para generar una crisis dentro de Moldavia: inmiscuirse en el sistema bancario moldavo, que controla en gran parte, o rechazar el derecho a trabajar de miles de ciudadanos moldavos en su territorio.