Hace poco tiempo el Presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso ha hecho público la frase del Presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin en su conversación telefónica respecto al conflicto de Ucrania. "Si quiero puedo tomar Kiev (la capital de Ucrania) en una semana", - ha dicho Putin.

Europa levantó la ceja. Ucrania estremeció. Kremlin se apresuró a acusar a Barroso de la mala interpretación de las palabras de Putin. Barroso se ha equivocado, Putin no quería decir eso. La pregunta "¿Qué es lo que quería decir?" se quedó sin respuesta.

Luego había otra conversación telefónica. Esta vez entre el Presidente de Ucrania Petro Poroshenko y Vladimir Putin.

Anuncios
Anuncios

Según informa Poroshenko, Putin dice, entre otras cosas, que "si él quiere puede tomar Riga, Vilnius, Tallin, Varsovia y Bucarest en un par de días".

Ya no hablamos de Ucrania sino de los países miembros de la #Unión Europea. ¿Otro malentendido?

Parece raro que un líder de tal nivel y, además, entrenado en la KGB, no mide sus palabras. Pero los politólogos no subestiman a Putin. El truco no es nuevo en la diplomacia, - dicen. Se usa para monitorizar la opinión del oponente sin caer en peligro dado que no es una declaración oficial y siempre se puede presentar como un malentendido.

Sería bien si todo se quedase en las palabras. Pero luego vienen los hechos. Los aviones militares rusos SU-24 sobrevuelan sin permiso el espacio aéreo, primero, de Finlandia y nada más que ayer, el de Suecia.

Anuncios

Lo publica el periódico sueco "Expressen" y lo confirma el Presidente de Lituania. ¿Otro error de las Fuerzas Armadas rusas? ¿Los pilotos estaban de vacaciones y se perdieron igual que los soldados rusos en Ucrania?

Mientras Finlandia y Suecia esperan las explicaciones de Kremlin, Polonia, Lituania y Ucrania crean una brigada internacional de defensa contra la posible agresión.

Y mientras tanto Rusia va más allá. Ya no se trata de Europa. Durante la visita del Presidente ucraniano a Estados Unidos en los últimos días, los cazas rusos se han hecho notar sobrevolando Alaska.