Este 2014 conmemoramos los 100 años de la Primera Guerra Mundial. Una guerra inevitable dentro de la lógica militarista y ultranacionalista que impregnó el inicio del siglo XX. Una guerra que en realidad nadie declaró, que se inició con el asesinato del heredero del Imperio Austro-Húngaro, y que la lógica de las alianzas llevo a los ejércitos al frente simplemente porque alguien tarde o temprano había de declararla. Esa guerra había de acabar con todas las guerras generando el orden mundial final; aunque su fatal gestión por parte de los vencedores llevó a otra cuyo resultado final fue escalofriantemente peor (la Segunda Guerra Mundial).

Esa guerra fue vista desde el punto de vista de los Romanov como la oportunidad de convertirse en la mayor potencia territorial de la Europa continental. El Zar siempre se vio desde el primero que fue Iván IV como el sucesor de los emperadores de Roma (etimológicamente Zar es Caesar). Iván IV (el Terrible) cogió el título vacante de emperador de Oriente aprovechando la caída de Constantinopla medio siglo antes. Los zares se expandieron hacia oriente llegando hasta el pacifico, aunque en realidad siempre intentaron ir al oeste ya que su vocación y mundo de referencia siempre fue Europa.

Nicolás II vivía en su mundo de cristal de grandes bailes, paradas militares y pompa imperial; mientras su país se hundía en la miseria. Rusia continuaba anclada en el siglo XV, aún había feudalismo, y aunque su cultura florecía en todas sus facetas (todos recordamos escritores y músicos rusos) esta era una elite minoritaria circunscrita a algunas ciudades y sobre todo a un semiexiliados en las grandes capitales europeas. Para Nicolás II entrar en la Triple Entente era la oportunidad de hacerse con el control del Báltico, o penetrar hasta Viena, gracias a la pinza que hacían con Francia e Inglaterra. Pero aunque acertó el bando, fue el primero en rendirse e incluso a perder su corona (en esa guerra sólo salvó la corona el rey de Inglaterra).

Después es historia, los bolcheviques se hacen con el poder y con ayuda de Alemania modernizan el país convirtiéndolo después de la Segunda Guerra Mundial en la segunda potencia mundial. ¿Realmente era la segunda potencia mundial? Nominalmente sí pero nadie sospeso su verdadera potencia, simplemente era quien dominaba el otro bloque el cual hacia mucho miedo.

El bloque comunista hacia mucho miedo al capitalista. La propaganda lo describía como de una potencia comparable y siempre a punto de invadir. En realidad la URSS tenía un impresionante ejército comparable al de la OTAN que le costaba más de la mitad de la producción anual entre mantenimiento e inversión. Pero tener un gran ejército solo sirve al empezar; las guerras las ganan la capacidad de mantenimiento de la guerra. LaURSS gano a Alemania porque triplicó la producción de armamento y munición; pero tuvieron que alimentarlos desde los Estados Unidos porque el país entero se puso a mover la maquinaria bélica (cosa que interesaba aUSA porque la URSS llevo encima casi todo el peso de la guerra con Alemania). Pero el miedo en realidad venia por la introducción pacifica del comunismo; porque en realidad en la URSS vivía menos gente que en USA y ni disponía de los recursos que tenían estos. De hecho la guerra fría la gana Occidente porque la URS Sno puede aguantar el ritmo y se arruina.

Muerta la URSS Rusia hereda la mayor parte del territorio y población, pero pierde su estatus de segunda potencia. Para colmo la desaparición del control comunista pone el país al borde del caos. Es aquí donde aparece el personaje (Vladimir Putin), exjefe de la KGB (policía política y servicio de inteligencia de la URSS) se hace con el control de Rusia y al mismo tiempo mueve hilos en las demás repúblicas.

Putin seguramente es uno de los mejores políticos que ha dado la humanidad. Tiene una gran habilidad tanto en el terreno interno donde sostiene una dictadura en forma de democracia, como a nivel internacional. Hasta hoy siempre ha acabado saliéndose con la suya aunque como suele suceder a medida que va avanzando las cosas se complican. En su intento de recuperar el antiguo Imperio Ruso tiene un conflicto abierto en Ucrania que le está llevando a maniobras cada vez más complicadas (Ucrania Rusia: Explota un gasoducto un día después del corte de suministro)

En este contexto el acuerdo con América Latina de importación de alimentos frescos, ha servido para poder cerrar la puerta a los productos europeos, como contestación al boicot Europeo por continuar ayudando las milicias prorusas en Ucrania. Para conseguir este acuerdo ha tenido que condonar parte de la deuda que tenían estos países, por un lado y asegurar las divisas por otro. Como todas las divisas provienen del petróleo y gas ha firmado un acuerdo de venta de gas a China. Todo esto acompañado con una mayor presencia dentro de los BRICs como hermano mayor en un intento de liderar un segundo bloque en alza.

No sé qué nos deparará el futuro, pero Rusia no es capaz de producirse sus alimentos, cómo se puede observar en la maniobra. Por otro lado pasar de tener como cliente la #Unión Europea que tiene una población en conjunto parecida a la rusa y repartida en diferentes países con políticas diferentes, a un país que tiene 10 veces más de población y que está como Rusia ejerciendo una política territorial expansionista con sus vecinos; si Europa no paga se le puede cortar el suministro y la cosa no pasaría de aquí, si lo hace China no hay narices de cortar el paso.

Rusia está gobernada por alguien muy hábil y de visión política excepcional. Pero no hay nada peor que errar en el análisis, y creo que Putin cree que Rusia es una potencia comparable a China o USA cosa que no es verdad. A Rusia hay un nuevo Zar pero posiblemente cometa el mismo error que el anterior.