El gran favorito a la victoria final de la #Liga BBVA 2014-2015 que ha comenzado este fin de semana, el #Real Madrid Club de Fútbol, ha debutado en la primera jornada liguera ante un Córdoba que pisaba un campo de primera división después de 42 años. A pesar de las dudas que ofreció el equipo madridista en un partido relativamente fácil a priori y del dominio blanquiverde durante prácticamente todo el partido, el encuentro finalizó con victoria madridista por 2-0 con dos goles que se deben más a la calidad que al buen juego de los de Ancelotti.

El partido comenzó con un Córdoba replegado y un Real Madrid que no encontraba la forma de crear ocasiones de peligro, aunque la calidad de los madridistas amenazaba constantemente el área rival.

Anuncios
Anuncios

Tras un corner servido por Kroos a la media hora de partido vino el primero de los goles del encuentro, que pondría al Real Madrid por delante en el marcador con un cabezazo de Benzema que demostró que aún retiene el buen estado de forma con el que acabó el Mundial y que demostró en la pretemporada.

Tras el gol, el Cordoba comenzó a ir de menos a más, creciéndose en la creación de juego y amenazando constantemente la portería de Iker Casillas, quien fue el portero titular tras todo lo comentado respecto a la portería madridista durante esta semana. El equipo blanquiverde dominó el encuentro durante prácticamente toda la segunda parte con buenas combinaciones en el centro del campo que les hacía llegar con relativa facilidad al área rival. Los jugadores de Ancelotti, por el contrario, parecían excesivamente relajados después de que el gol de Benzema les pusiera por delante en el marcador durante la primera parte.

Anuncios

La poca intensidad defensiva y las imprecisiones y la falta de ideas a la hora de lanzarse al ataque provocaron que el conjunto cordobés se sintiera el dueño del encuentro.

Sin embargo, los minutos pasaban y a pesar del peligro blenquiverde, los recién ascendidos no consiguieron meter el balón en la red madridista, siendo Cristiano Ronaldo el que sentenciara el partido con un golazo que puso el 2-0 definitivo.