Qué fácil sería ¿no? Se vota y solucionado el problema pues hemos confiado, apoyado o creído que con el sólo hecho de votar ya hemos cumplido con la patria, con la obligación cívica y que luego el gobernante hace todo por nosotros.

Eso sí, nos quejamos amargamente si además de no haber ido a votar aquel que nos convencía o simpatizaba no sólo ha perdido sino que el que entra es el que menos nos agrada…cachis la mar…

Señor/a, primero haber ido a votar, por responsabilidad, por respeto a aquellos que a base de mucha lucha, de muchos esfuerzos y hasta cárcel lograron ese derecho, que casi la mitad de los españoles ni siquiera utilizan.

Anuncios
Anuncios

Votar no es sólo elegir a su partido o candidato, vale que lo hacemos en un país donde apenas si sabemos que votamos al futuro presidente, en contadas ocasiones sabemos quien es el diputado provincial que nos representa y si hablamos del senador ya mejor ni lo pensamos. Pero aún así el soberano absoluto es usted, el que sí va a votar, el que elige, acertado o no, al futuro gobernante.

El caso es que el actual gobierno es mayoría absoluta con una afluencia a las urnas nada representativa: de algo más de 47 millones de personas fueron a las urnas cerca de 25 millones. Curiosamente votaron más al senado que a la diputación y si uno pregunta qué senador conoce, seguro que ni del de su provincia saben el nombre.

Si le pudiera sugerir o pedir algo a PODEMOS sería el voto obligatorio, pero además elecciones primarias en todos los partidos, la abolición de las diputaciones provinciales y la eliminación del senado, para comenzar.

Anuncios

Y digo a PODEMOS por que los líderes de los tradicionales me mandan a la cárcel y tiran la llave.

Para la gente es fácil, no concurre a votar por que es mejor salir ese finde, o porque se excusan que su voto no cambia nada e incluso afirman que no vale la pena por que los políticos acaban haciendo lo que quieren.

Igual va siendo hora de tomar conciencia que votar es la solución, por que su voto puede decidir primero el gobierno y segundo provocar cambios si así usted lo decide.

¿No quiere que siga siendo esto un tema de dos? Pues mire, qué casualidad, yo tampoco. Entonces miremos una tercera alternativa que rompa ese bipartidismo y los obligue a gobernar bajo más presión y con un mayor control, provoquemos ese cambio, tanto a nivel nacional como provincial y hasta local.

Eso sí, no se piense que su responsabilidad acaba en el voto, no señor, allí comienza. Luego se ha de controlar al menos en lo macro, es decir, en lo más sensible o saliente del programa de gobierno, sea este, repito, nacional o municipal, o autonómico.

Anuncios

Lo siento, señor/a lector/a, si uno quiere que las cosas funcionen ha de poner siempre de su parte, pongamos el ejemplo de una compra, usted adquiere un coche y paga por el mismo, por que le convencieron sus prestaciones, su precio y algunos otros detalles. El voto es similar, no se olvide que el salario de los políticos sale de nuestros impuestos, de la misma forma que salió su dinero para adquirir ese coche.

En el caso del coche el compromiso comienza al adquirir el mismo, como el voto, porque el coche requerirá como mínimo además del conductor, combustible para funcionar. Pues en el gobierno sucede lo mismo, si no ejercemos algunos controles, ellos sí que harán lo que deseen, por tanto, lo mínimo es castigarlos donde más les duele: en las urnas. Para eso ha de ir a votar, porque de lo contrario, quedándose en casa, está aprobando su gestión.Y eso no sería para nada inteligente, ni responsable y mucho menos aún cívico.

Si vamos a votar y encima lo hacemos por partidos no tradicionales para equilibrar la balanza pasará lo que ahora pasa con PODEMOS, los dos grandes ven peligrar sus privilegios y su buena vida, por tanto intentan dar toques de aperturas en sus filas.

Por tanto esa es la llave, ir a votar y que ellos sepan que vamos a votar y si encima les decimos o advertimos que no será por los dos grandes...Cuanto menos vayamos, mejor les va a los dos grandes.

En cambio con una cámara más equilibrada, donde los grandes temas se tengan que discutir de verdad, donde las fuerzas no caigan en uno solo y que ese gobierno de turno tenga que negociar, pues otro gallo canta y ellos tienen por narices que aplicarse, que intentar gobernar más y mejor para lograr luego el apoyo del pueblo.

No es tan complicado, es sólo un día en 4 años que invertimos ese tiempo, luego es controlar que cumplan lo prometido, porque, repito, el compromiso del ciudadano no termina con el voto, comienza con el voto. El poder es nuestro, es el voto, somos soberanos si votamos, si quedamos en casa somos poco menos que corderos conformistas. Ellos lo saben ¿vas a dejar que esto siga así?



Tienes menos de un año para pensarlo y también para recomendar que más y más gente sea la que provoque el cambio, ese cambio necesario, el que depende sólo de nosotros.