Le pido al lector que sin hacer trampas intente recordar en 10 minutos 2 nombres de senadores españoles. ¿Lo ha logrado? Pues formule la misma pregunta a sus compañeros de trabajo, a su familia, a sus amigos e incluso puede usted hacer esta pregunta a bocajarro a más de un renombrado periodista vinculado a la política, pocos o ninguno serán capaces de responderle.

España cuenta con 266 senadores, con un presupuesto anual de 50.29 millones de euros, más 10 millones de euros menos que en el 2009, que fue el más alto desde que aplicaron una política de contención de gastos, en ese entonces su presupuesto era de 60.9 millones.

Anuncios
Anuncios

Hablamos de un 14.5% de reducción de gastos en los últimos 5 años, contención que conviene puntualizar no lo impulsó el PP sino el PSOE.

Para aquellos que no lo sepan, son 4 senadores por provincia, pero a ello hay que sumarles los 58 que designan los parlamentos autonómicos.

Ahora… la pregunta del millón para la casi totalidad de españoles es: ¿qué labor cumple un senador y qué importancia tiene la función de lo que sería la cámara alta?

Sin duda es una labor que la pueden llevar adelante sin que la misma distorsione sus actividades, los diputados nacionales, que por cierto, gozan de casi dos meses de vacaciones al año, un privilegio incomprensible, tanto o más que la función de un senado casi inoperante.

Y llama la atención que ni una sola formación política, ni tan siquiera la tan mentada PODEMOS despotrique ni proponga la eliminación de un senado inútil y oneroso, ninguna formación.

Anuncios

Y la pregunta es ¿por qué? Sencillo: allí van a parar los políticos caídos en desgracia tras las elecciones autonómicas o aquellos que dentro de su partido hayan perdido peso, pongamos un ejemplo: Montilla es senador, vamos, el senado es y esto siendo respetuoso, coloquialmente un cementerio de elefantes, caro sí, pero un símbolo del despilfarro político que paga el pueblo español.

Las funciones atribuidas al Senado, pueden resumirse en funciones de integración territorial, legislativas, de control e impulso político y de control de la política exterior. Todas las funciones se solapan con las ejercidas por el congreso y el Senado ejerce únicamente una labor de segunda lectura. La única atribución exclusiva del Senado es la que le otorga el Art. 155 de la Constitución, que prevé que el Gobierno debe contar con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, para adoptar las medidas necesarias contra una Comunidad Autónoma que esté actuando contra el interés general. Nunca hasta la fecha ha sido necesario el uso de esta atribución.

Anuncios

En resumen; a pesar de las continuas reformas la existencia del senado es y seguirá siendo, aunque se aplique un gasto de contención, por más que desde el 2009 la austeridad se haya instalado en ese sentido, es un gasto por demás superfluo.

Curiosamente ni los grandes medios de comunicación, ni los partidos de izquierda, ni los nacionalistas o separatistas hacen mención de lo inoperante, de lo ineficaz o de lo absurdo que significa mantener "operativo" el senado.

Hablamos de 50 millones de euros gastados en nada, pero también hablamos que los grandes medios de comunicación raramente emiten noticias o comunicaciones del senado, solamente en el caso Barcenas y muy de puntillas se nombró al senado.

En pocas palabras, es un cementerio de elefantes que a ninguno de los actuales partidos políticos les interesa eliminar pues allí colocan el lastre a costa el erario público, ni los vascos ni los catalanes se indignan por ello pues hasta para ellos es una solución.

No es así para los contribuyentes que en su inmensa mayoría, sin saberlo paga un senado que no le aporta nada de nada al país a no ser gastos.

Y ya va siendo hora que alguna formación política sea valiente y lleve en su programa electoral la eliminación del senado.

A ver si alguno le pone el cascabel al gato, pero luego veremos en la cámara de diputados qué partidos son capaces de votar algo así. Diría que ninguno.