Miguel Ángel Revilla, es uno de los políticos más mediáticos de España y con más sentido común que todo su gremio junto. Su salto a la fama fue cuando siendo presidente autonómico de Cantabria, por el Partido Regionalista Cántabro (PRC), se convirtió en colaborador de Buenafuente.

Desde ese momento, ha participado en cientos de programas de los que no ha cobrado nada, puesto que todo ese dinero lo destinaba a obras caritativas de su tierra, como por ejemplo, a cocinas económicas.

Hace tres años, la editorial Espasa le convenció para que escribiera su primer libro Nadie es más que nadie, que se convirtió en un éxito dando luz verde, también, a que escribiera otro libro.

Anuncios
Anuncios

Y eso mismo hizo el pasado enero, salió publicado La jungla de los listos, en el cual menciona 12 requisitos para un buen #Gobierno. Estos son los seis primeros:

1. En tiempos de crisis, el esfuerzo debe de ser proporcional a la riqueza de cada uno. En estos últimos años hemos visto como toda la política fiscal recaía sobre las personas de pocos recursos económicos, mientras los ricos cada vez se hacían con más dinero.

2. Un régimen político justo debe de cuidar a tres grupos de la población: los niños, los ancianos y las personas que sufren algún grado de minusvalía o de dependencia. Los recortes están afectando a la alimentación y educación de los niños que son el futuro de nuestra sociedad, a los pensionistas quienes no han originado esta crisis y la bajada de las ayudas de la Ley de Dependencia.

Anuncios

3. El dinero que se emplea en el armamento, se debería de destinar a la pobreza de las zonas más conflictivas y desfavorecidas del planeta. Y es que más de 3.500 dólares diarios son gastados en hacer la guerra y no la paz.

4. Los ciudadanos tienen que volver a creer en las instituciones y para ello debería de implantarse leyes duras contra la corrupción política, castigando así, a los que roban, evaden impuestos y se llevan el dinero a paraísos fiscales.

5. Para devolver la confianza a la ciudadanía, los partidos políticos no deberían de nombrar al Consejero General del Poder Judicial, al Tribunal Constitucional y al fiscal general del Estado, puesto que no es garante de una separación real de los tres poderes políticos.

6. Aplicar la ley a todo el mundo por igual. El Gobierno "amnistió a cientos de defraudadores haciéndoles pagar menos del 10% por una vez, en lugar de aplicarles lo que dice la ley: pagar 4 veces lo defraudado".