Desde el terremoto causado en las elecciones europeas una luz de esperanza parece haberse encendido en los españoles, que contemplan desde entonces las apresuradas medidas que el PP lleva adelante aprovechando la mayoría absoluta.

Medidas que huelen a chamusquina, a desesperadas improvisaciones, incluida la abdicación del rey, por más que se empeñen es ese recambio generacional, el tema Catalunya y el cambio en el mapa político han empujado a los partidos tradicionales a tomar medidas excepcionales.

Y son esos aires de cambio que ya se pueden palpar, que son imparables y que van a depender en gran medida de la capacidad de transmitir ideas a la ciudadanía, sobre todo por parte de IU y Podemos, algunas encuestas, por ejemplo las que no ha publicado El País, hablan de una intención de voto de más de un 27 por ciento a favor de estas dos formaciones.

Anuncios
Anuncios

PP y PSOE lo saben e intentan mover ficha y una de las muestras es intentar fomentar el caciquismo blindando las alcaldías, movimiento y reacción algo tardía, ahora se les verá el plumero, es más, de imponer esta medida será la gota que colme el vaso y empuje a la gente masivamente a las urnas, por que el cambio será posible sólo si se cambia el gobierno.

Normalmente los pueblos se movilizan cuando ya están hartos de una situación, de abusos continuados, de contemplar cómo todo se va al traste.

Y ahora ya agobiados, ahogados, hastiados de tanto desmán, de tanto mal gobernar, de haber llegado al escepticismo y el descreimiento casi absoluto, se encuentran con la luz de esperanza que viene de la mano de Podemos.

Es la motivación al cambio, esa misma que empujará de forma imparable al pueblo español a las urnas y esa motivación se verá en las próximas municipales, los tradicionales partidos lo saben y están nerviosos, se les acaba el chollo.

Anuncios

Con un gobierno que se jacta de mantener el estado del bienestar y asombrar al mundo con las medidas que toma para salir de la crisis en las que estamos inmersos (¿?) es imposible soñar con salir del pozo en el cual estamos metidos.

Las previsiones más optimistas señalan el comienzo de la salida de la crisis el año 2019, un lustro completo, si esto fuese así España podrá contar con el dudoso honor de ser el creador de una nueva clase social, el de pobreza extrema dentro del llamado primer mundo.

Incluso el español menos informado y alejado de la realidad cotidiana de este país sabe que contamos con el aparato político más numeroso de Europa y si fuese medianamente eficiente, aún, pero no lo son, contamos con un lastre que comienza en las casi inútiles diputaciones provinciales hasta un senado inoperante.

España necesita un cambio profundo en ese sentido y todos sabemos que ese cambio no vendrá de la mano del PP o del PSOE, nadie dice que una coalición formada por IU y Podemos tenga la capacidad de lograr esos cambios, pero todo apunta que la gente motivada por esa posibilidad apoyará esa esperanza.

Anuncios

La motivación, la esperanza, esa posibilidad de que las cosas cambien provocará que en las municipales, de las grandes ciudades sobre todo, los vecinos empujen y logren ese primer paso al cambio necesario.

Y puede que ese sea el slogan del cambio: "Si tu votas España cambia", los actuales gobernantes no han hecho casi nada por combatir la corrupción, pero los actuales sí han hecho cambios necesarios que aseguren que el poder se concentre en unos pocos, que la riqueza también, pero al mismo tiempo les han dado todas las facilidades para que cuenten con mano de obra a precio de saldo, despidos a la carta, etc.,

Las personas que buscan empleo en España llegan al extremo de negar capacidades y formación con tal de encontrar un empleo, hoy en este país ser mileurista es casi un privilegio, ya casi es una costumbre conocer una familia que tiene un hijo en el extranjero, un español expulsado por actual sistema, por una clase política inoperante.

Esperanza, la principal motivación que provocará acudir en masa a las urnas, esa motivación al cambio, la necesidad de probar al menos con esa alternativa será la que lleve a este país a tener quizás la mayor afluencia ciudadana a las urnas que recuerde la vida democrática española.

Porque más de 30 años de alternativos gobiernos del PP y PSOE han ido dejando secuelas que es hora de reparar, de corregir, de hacer lo posible por que la política vuelva a estar al servicio de la gente y no de algunos sectores.

El abajo se mueve, los hasta hoy cómodos políticos tradicionales lo saben, la motivación y la esperanza de un cambio comienzan a ser algo posible en los españoles, los grandes están nerviosos y el pueblo ansioso.