No, no se asusten. No voy ha hablar del último estreno filmográfico del verano con aroma a película ochentera que tenían cierto toque especial. No, tampoco nombraré al espía más conocido y más encarnado en la gran pantalla: James Bond. Ojala, y lo digo de veras, esto sólo fuera parte de la ficción y lo que dijera, bien pudiera ser tomado a broma o no. Pero por desgracia, en pleno siglo XXI, sin los problemas que existían antes entre naciones (acuérdense de la guerra fría), o los de Alemania dividida por aquel terrible muro, o de los sucesos acontecidos un 11S y un 11M, sin que haya aparentemente nada que utilizar contra países llamados "amigos" por la afinidad de ideas, la posibilidad de que se haya producido espionaje, ha encendido varias alarmas con tremendo y molesto olor a enfrentamiento directo.

Anuncios
Anuncios

Alemania, uno de los países que forma parte de la Unión Europea, ha estallado en cólera de nuevo contra EEUU tras la detención de un agente doble amenaza con reavivar los problemas diplomáticos entre las dos potencias.

En octubre del 2013, el ex técnico de la CIA, Edward Snowden, reveló que las fuerzas de inteligencia de EEUU podrían haber espiando el móvil de la canciller alemana, #Angela Merkel. Ahora que las cicatrices empezaban a cerrarse del todo, con la detención de este espía, todo lo pasado entre los gobiernos Estadounidense y Alemán vuelve a salir a la palestra volviendo a empeorar de nuevo, las relaciones de ambos países.

Cuando salieron las noticias del espionaje del móvil de la canciller, el presidente Obama aseguró en conversación telefónica a Merkel que no estaba al tanto del asunto y le dijo que EEUU nunca hizo ni hará uso de prácticas semejantes.

Anuncios

Tras esta la detención del agente vendió a la embajada de EEUU 218 documentos robados, la Casa Blanca no quiso responder a la detención en Alemania de un espía que supuestamente trabajaba para #Estados Unidos. 'No tenemos ningún comentario', protestó en un correo electrónico Caitlin Hayden, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.

Lo que es cierto que algo hay en la mente de estos dos dirigentes políticos que les hacen desconfiar tanto al uno como al otro. Sé que cada estado, que cada nación, guarda bajo llave muchos de sus secretos por no decir la gran mayoría. Lo que no puedo entender, por mucho que lo intente, es que esos secretos formando parte de dos estados políticamente bien consolidados, con problemas muchos más graves en sus respectivos países, sean de vital importancia, conocer los secretos como si periodistas del corazón se trataran intentado sacar a la luz, trapos sucios no, impregnados de funestas acciones que recriminar llegado el momento.

No se trata de confianza.

Anuncios

¡Eso es casi imposible! Se trata de un 'pacto de no agresión', escrito o no, por el futuro del pueblo tanto Alemán como Estadounidense.



Como sino fueran pocos los "enemigos" que uno se va ganando por el camino, con esta forma de actuar, no sólo se está buscando el enfrentamiento directo entre dos de las potencias más importantes a nivel mundial, sino que la palabra guerra, toma cuerpo, color y forma, asustando a una población que no se ha recuperado del todo de la crisis sufrida en todo el mundo desde dos mil ocho.

Si fuera una película todo acabaría con un buen apretón de manos y una disculpa formal de los culpables contra las "víctimas". Esperemos que la soberbia, el orgullo y la falta de sentido común, no eclipse una imagen que más de uno ya está deseando ver en breve.

No es de cobardes rectificar una injuria. Pero sí es de idiotas, saber que todo se puede solucionar con el dialogo y pese a eso, hacer caso omiso de él.