Con la conmemoración del 27 de septiembre por los últimos etarras fusilados durante el franquismo, coincidiendo con el Gudari Eguna (día del soldado vasco), la banda terrorista #ETA emitió su último comunicado hasta la fecha. Para aclarar dichas palabras y recordar su trayectoria al igual que pensar en su futuro, José María Calleja dará su opinión. La vida de este periodista de 58 años ha sido una lucha constante, primero por la libertad de los españoles durante la dictadura que le costó un año de cárcel y segundo, por el terrorismo de ETA quien le fijó como uno de sus objetivo.

En su último comunicado la banda terrorista justificó su actividad con las palabras "justa" y "legitima" puesto que cree haber dejado la puerta abierta a la independencia del País Vasco. ¿Qué opina usted sobre estas palabras?

La banda terrorista ETA se ha dedicado durante cuarenta años a sembrar el miedo, el odio y la muerte en el País Vasco y en el resto de España.

Anuncios
Anuncios

De manera que a su actividad terrorista no se le puede aplicar esos calificativos que ellos mismos se adjudican. Asesinar, matar, secuestrar, sembrar el miedo, extorsionar y someter a la tortura no se compadecen con los términos que ellos emplean.

Además, ETA anunció que llevaba un "largo tiempo tendiendo la mano a los Estados para que entren en el camino de la paz", pero sin obtener resultados ¿Cree usted que esta banda armada participaría en un proceso de independencia de forma pacífica?

Nosotros no tenemos que agradecer a ETA que haya dejado de matar. La banda terrorista ha sido derrotada policial y políticamente, puesto que después de estar asesinando durante cuarenta años, no ha conseguido ni uno solo de sus objetivos y lo que tienen que hacer, si es que quieren hacer política, es abandonar definitivamente, como ya parece que han hecho, la violencia terrorista.

Anuncios

Y, así pues, defender las ideas que tienen de manera pacífica y civilizada como los demás, sin apoyarse en la superioridad de "como no piensas como yo, te pego un tiro".

¿Puede que la banda terrorista haya elegido el camino de la política para defender sus intereses? Hay muchos indicios de vinculación entre ETA y Bildu.

Sí, es evidente que hay una vinculación de las diversas siglas políticas que ha tenido Bildu y la banda terrorista. Pero lo más relevante en este momento es que ETA ya ha dejado de asesinar y que de un modo u otro está reconociendo su derrota y fracaso. Sin embargo, espero que paguen por lo que han hecho y que se incorporen a la vida democrática y política como los demás.

Finalmente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anuló la doctrina de Parot. Unos 137 etarras poco a poco van saliendo a la calle. ¿Cómo cree que afectará esto a la banda? ¿Podría dar un nuevo giro y volver a las armas?

El Tribunal de Estrasburgo anuló la llamada doctrina Parot, posiblemente porque ese endurecimiento de las penas se produjo en un momento de efervescencia terrorista.

Anuncios

De ahí, que ese carácter retroactivo de las medidas no cuadre con la propia constitución puesto que, acorde con algunos especialistas, no te pueden juzgar con normas actuales por hechos pasados. Sin embargo, la repercusión que tendrá esta resolución para la banda aún es difícil saberlo, ya se irá viendo con el tiempo.

¿Cómo ha repercutido el terrorismo del grupo armado en la imagen de Euskadi?

Esto ha transcendido de manera nefasta, porque se ha vinculado al País Vasco con terrorismo, sangre, atentados, asesinatos y asesinos, por lo que ha dejado una imagen desastrosa. En cambio, desde que se terminó el terrorismo, ha aumentado el turismo. Esta idea de Euskadi influía en periódicos como, por ejemplo The New York Times, cuando hablaban de un tiro en la nuca, decían la forma vasca de matar.

Uno de los acontecimientos que marcaron su vida fue ser objetivo de ETA. ¿A través de qué medio recibió usted sus amenazas? ¿Cómo se pusieron en contacto con usted?

Ellos no se pusieron en contacto conmigo. Sus amenazas se basaban en artículos de odio en el periódico Egin que pertenecía a la banda terrorista, hacían pintadas en mi casa que decían "Calleja, vas a morir" y "Tú eres el siguiente", creaban carteles y camisetas con mi foto y las paseaban por todo el País Vasco y hasta componían canciones sobre mí.

¿En un primer momento se le pasó por la cabeza si podían falsas o una broma de mal gusto?

No, yo tenía perfectamente claro que era ETA y que venían a por mí. En el País Vasco las bromas no caben. Tenía bastante claro que me querían matar porque era un periodista de la televisión autonómica vasca y de El Diario Vasco y El Correo que les hacía frente, que no aceptaba sus palabras y que era beligerante contra el terrorismo. Eso ellos no lo soportaban.

¿Qué medidas adoptó para su seguridad?

En un principio yo seguí haciendo mi vida normal, escribiendo lo que tenía que escribir y diciendo lo que tenía que decir. Pero el 25 de enero del 1995, cuando la cosa se puso un poco más brava, el Departamento Interior del Gobierno Vasco, me llamó para ponerme protección policial. Una protección que he tenido casi 17 años, puesto que me la quitaron hace un año.

Afortunadamente, usted está vivo, pero, ¿ha conocido a gente en su misma situación que no lo ha podido contar?

Sí, ha habido periodistas que han sufrido atentados y otros que han sido asesinados. Por ejemplo, Gorka Landaburu, con el que estuve la víspera del atentado y le dije "Gorka, vienen a por nosotros". El día siguiente le llegó un sobre bomba a su casa que abrió y por lo que le tuvieron que amputar varios dedos de la mano, perdió el ojo y oído izquierdos.