Muchas veces, cuando imaginamos a la Unión Europea, la imaginamos como un territorio gigantesco, antiguo e inamovible capaz de cualquier cosa, cuando en realidad Europa es sólo, al menos geográficamente hablando, poco más que una península de la colosal Asia. No obstante, su importancia política, histórica y económica es más que innegable, lo que la convierte en un superagente político que debe estar presente internacionalmente.

Lo primero que hay que destacar es la genial idea de no tener Ejército propio. Sería un derroche enorme cuando muchos o todos sus países mantienen un Ejército funcional al que pueden recurrir en tiempos de necesidad.

Anuncios
Anuncios

Y estamos hablando de un organismo que puede mover a los ejércitos de muchos países, luego hablamos de una potencia militar considerable. ¿Qué razón hay, pues, para gastarse el dinero que cuesta mantener a un ejército? Poca, la verdad.

Las misiones de paz europeas también son importantes. La UE tiene gran parte de la responsabilidad de la nueva paz en Georgia tras el alto el fuego con Rusia en 2008, y ejerce dicha responsabilidad mediante misiones de ayuda a los damnificados por el conflicto y mediando entre los participantes, eso por no hablar de la presencia de la UE en la zona de los Balcanes. Las condiciones políticas que la UE impone a los países del Este a los que ayuda, y hacia donde se intenta expandir, provocan la transición de los mismos hacia países democráticos y futuros miembros del grupo.

Anuncios

Por último, no hay que olvidar las cumbres diplomáticas que la UE organiza y a las que asiste en todo el mundo, muy necesarias para generar nuevas oportunidades para los ciudadanos y para tratar temas de interés mundial, tales como los Derechos Humanos, la sanidad, la democracia, etcétera. La responsabilidad que Europa asume en estos casos puede verse ejemplificada en las relaciones que intenta establecer con países como Irán, Túnez, Rusia, Kosovo...

Sí, es cierto que la Unión Europea tiene una responsabilidad internacional, y está más que sobradamente cubierta por su magnífica política exterior y las acciones que ésta conlleva.