Hay mucha gente que bendice incondicionalmente la entrada de nuestro país en la #Unión Europea, que si la moneda común, que si la libre circulación, que si...bueno, muchas cosas. Pero si hay una verdad, es que esta entrada trajo tanto bien como mal a España.

Primero fue la aceptación de la Política Agrícola Común, o PAC para abreviar, que obligó a muchos españoles a dejar de producir, ojo al dato, para evitar una multa directa de la Unión Europea. Se llegó a pagar por no producir. Esto es así porque cuando el Sr. González nos metió en todo este fregado, lo hizo como se hace todo en España, mal, de prisa, y corriendo, por lo que los acuerdos acerca de la Política Agrícola Común que se firmaron eran de todo menos realistas.

Anuncios
Anuncios

Después vino el euro. Que sí, que mucha moneda común, pero nos estamos olvidando de la repentina inflación de precios que vino con dicha moneda. El "redondeo" infló los precios a más de un 50% de lo que eran de por sí. Si no me creéis, os recuerdo que muchas de las cosas que antes valían 100 ptas. (0,60€) pasaron a valer 166 ptas., es decir, un euro. Pero los sueldos no recibieron redondeo alguno, se quedaron exactamente como estaban, hasta el último céntimo.

No hay que olvidarse tampoco de la mala actuación de la UE en la gestión de la crisis, así como de las acciones que exigen a nuestros políticos, que aprietan más y más a un ciudadano ya de por sí explotado como efecto de la crisis y la inflación de precios, así como la subida del IVA. Y si no, que le pregunten a Grecia, a ver qué opina.

Anuncios

Aunque bien es verdad que el estado actual es en gran parte culpa de los políticos que hemos tenido, que no han sabido manejar la situación.

Es muy cierto que entrar en la zona euro ha tenido muchos beneficios sobre nuestra nación, y quién sabe, seguramente estemos mejor dentro de la Unión Europea, pero también es cierto que esos beneficios han venido con un alto coste para los ciudadanos (Política Agrícola Común, inflación de precios, y una ligera pérdida de la soberanía nacional, entre muchos otros) que no deben olvidarse, no vaya a ser que olvidemos que nadie da nada sin esperar algo a cambio, y la UE mucho menos. #Agricultura