Durante toda la vida se entiende que las personas sufren para estar bellas. Siempre hemos tenido claros ejemplos en el mundo de la #Moda, tanto los corsés, como los tacones, los cuales procedían en su origen del hombre burgués, usado como símbolo de poder. Hasta aparatos que prometían mejorar la salud de las mujeres, la piel, el cuero cabelludo, la vejez...

Muchos de estos aparatos que vemos en las imágenes que parecen de tortura, se usaban en comercios e incluso el famoso Max Factor comercializó algunos de ellos reportando importantes cambios. Muchos de ellos podemos ver que se tenían que "llevar puestos" durante horas, con un material tan hosco como el hierro, por ejemplo, o en otras ocasiones mascarillas que cubrían por entero la cara, tubos metálicos en la cabeza, y todo tipo de artilugios que prometían actuar de forma positiva. 

Vemos aquí la lucha interna de la #Mujer por parecer una verdadera mujer, siguiendo la moda y aplicándose todos los avances de la época que creían que funcionarían. Muchos de ellos seguramente lo hicieran, pero con efectos negativos sobre la salud. Es decir, era peor el remedio que la enfermedad. 

Ahora echamos la vista atrás a estos años y nos parecen que las mujeres eran unas inocentes por dejarse llevar por la moda, a través del sufrimiento, y usar estos inventos. Pero ahora mismo la cosa no ha cambiado mucho, las chicas siguen aprovechándose de su cuerpo para seguir las modas, es una degradación más psicológica a la vez que física que la de esa época, pero es parejo a la época actual.

Parecerá que no hemos avanzado desde entonces, pero la moda ha ido cambiando, y con ella todos los modos en que nos combinamos con la misma. cada vez hay un mayor despertar en todo el mundo, lo cual nos lleva a pensar que las mentes funcionan bien.

El papel de la mujer, es seguir avanzando para evitar este tipo de degradaciones, para entender que debemos amarnos a nosotras mismas y no complacer a nadie y que la belleza está en querernos tal y como somos y evolucionar sin dañarnos. #Estilo