1. Preparar la piel

El sol cada vez daña más  nuestra piel y cada vez que nos quemamos, el cuerpo lo recuerda. Por eso lo mejor es empezar poco a poco. Es muy tentador intentar estar morena en tres días, pero exponiéndonos muchas horas al sol, sólo conseguiremos pelarnos y que el moreno desaparezca en poco tiempo. Lo mejor es empezar con cremas de protección 30 en adelante e ir bajando de categoría unas semanas después. Los aceites también son una opción, pero también hay que descartar aquellos sin protección. Usa una crema específica para el rostro con factor alto durante todo el verano para evitar manchas en la piel. Y  elige siempre, siempre y siempre, productos resistentes al agua!

2. Prepara tu pelo

Al igual que la piel, nuestro pelo se resiste en verano con el sol, el cloro y el agua del mar.

Anuncios
Anuncios

Todos estos factores hacen que se reseque y se parta. Si quieres proteger tu cabello hay una regla básica; sanéalo antes y después de verano. Además de crecer más rápido, nuestro pelo estará más sano durante los meses de calor y no se hará imposible tratarlo y peinarlo. También son muy útiles los productos con protección de calor para aplicarlo después de cada baño en playa o piscina. Y no esté de más usar sombreros, que además nos protegerá del calor intenso y nos dará un toque diferente!

3. Cuida la línea con los #Alimentos de verano

Esto no implica renunciar a un rico helado de vez en cuando. Pero si algo tiene el verano, es que nuestros platos se llenan de alimentos fresquitos y sanos. Desde un rico gazpacho hecho a base de verduras hasta la infinidad de frutas de la temporada que, además de quitarnos la sed, nos darán sensación de saciedad.

Anuncios

Melocotón, cerezas, melón o sandia, son algunas de las frutas más ricas y sabrosas que te ayudarán a mantenerte hidratada además de cuidar tu línea.

4. Mima tus pies

Son los grandes olvidados y aunque no lo parezca son partes muy delicadas. Llevar nuestros pies al aire hace que respiren, pero también que se formen durezas y no luzcan al usar calzado abierto. Por eso es importante mimarlos con cremas específicas y limar asperezas. Cuidado con las rozaduras, tan comunes en esta época. El mejor consejo, probar durante poco tiempo los zapatos nuevos y ver si nos producen algún daño. Una vez moldeados el pie no sufrirá tanto.

5. Uñas siempre perfectas

Durante la época estival es preferible dejar las uñas sin pintar, sobre todo en el mar, donde se fortalecerán gracias a la arena de la playa y el agua salada. Pero siempre queda muy bien conjuntar el esmalte con alguna prenda. Píntalas siempre en interior para que aire no las cuartee y siempre es más elegante llevar mismo color en manos y pies, aunque ¡para gustos los colores! #Moda #Mujer