Enrique Loewe Knappe, tercera generación de los fundadores de la conocida firma de lujo que lleva su apellido, ha fallecido esta mañana a los 103 años en su domicilio de la capital española.

Padre de Enrique Loewe Lynch y abuelo de Sheila Loewe (quien dirige actualmente la Fundación Loewe), tomó las riendas de la empresa familiar en 1934 y protagonizó la era de mayor expansión de la firma española. "Durante su etapa al frente de Loewe se podrían destacar multitud de elementos que conformaron los cimientos de lo que hoy es la marca", detalla la nota de prensa con la que se informaba de su fallecimiento. Su mayor acierto fue la apertura en 1939 de una gran tienda en la Gran Vía madrileña que a día de hoy sigue siendo su establecimiento más emblemático.

Anuncios
Anuncios

No fue hasta 20 años después cuando la firma decidió inaugurar una nueva tienda en la calle Serrano de la capital, que supuso una gran innovación respecto al resto de tiendas de lujo. Tras ésta, y todavía bajo su mando, se abrieron diferentes puntos de venta en distintas ciudades del mundo como Londres (1963) o Japón (1970) que supondrían la consolidación de la expansión internacional de la famosa firma española de marroquinería.

También bajo su dirección se produjeron otros hechos importantes. Entre ellos destacan la iniciación de la firma en el mercado del prêt-à-porter con la venta de los primeros pañuelos o el lanzamiento del famoso anagrama de cuatro "L", creado por el artista Vicente Vela, quien colaboró con la marca durante 40 años y trabajó en el cambio de imagen que sufrió la firma durante la década de los 60.

Anuncios

Loewe Knappe dejó la dirección de Loewe en los 80 cuando la propiedad de la marca pasó a manos de un gran grupo empresarial y fue entonces su hijo Enrique Loewe Lynch quien pasó a dirigirla.

Lo que comenzó como un pequeño taller familiar es a día de hoy una de las firmas españolas más famosas en todo el mundo y pertenece al grupo de lujo internacional LVMH (Louis Vuitton Möet Hennessy). Sin duda, esto no se hubiese conseguido sin la figura de Enrique Loewe Knappe que será recordado siempre, tal y como ha afirmado al propia firma: "Su huella en la compañía sigue presente en la pasión por la artesanía y la creatividad, y la revolución que impulsó en el mundo del escaparatismo".

  #Moda #Empresas #Mujer