Mayúscula ha sido la sorpresa de los asistentes al desfile de presentación de la última colección de Marc Jacobs en la Semana de la Moda de Nueva York. Lady Gaga (Manhattan, 1986) ha sido la protagonista indiscutible de la velada, clausurando el desfile sobre botas de más de veinte centímetros.

El paseo de la cantante por la pasarela ha dejado a todo el mundo boquiabierto, incluyendo a la redactora en jefe de la revista Vogue Anna Wintour y la directora Sofia Coppola. Nadie se esperaba verla ahí a casi nada de su aparición en la entrega de los premios Grammy, donde realizó un homenaje al desaparecido David Bowie, pelirroja y enfundada en los trajes especiales para la ocasión diseñados por el mismo Jacobs.

Anuncios
Anuncios

El camaleón Gaga (Stefani Joanne Angelina Germanotta) al parecer es imparable. Al mismo tiempo de poseer la imagen de pasota para el gran público, cierto es que la artista tiene muy claro donde debe estar, con quién y cuándo. Para el desfile de Marc Jacobs, ha pedido tener el mismo trato y entrenamiento que el resto de modelos. Todas, sin excepción, han permanecido horas tratando de caminar sobre semejantes plataformas ideadas por Jacobs.

La intérprete, cercana como ninguna a los mundos del arte y la #Moda, no ha tardado en dejar en claro que probablemente nunca colabore con alguna firma para la creación de colecciones especiales como han hecho sin para otras cantantes de fama planetaria como Katy Perry, Beyoncé o Rihanna.

En los últimos años Marc Jacobs (Nueva York, 1963) se ha empeñado progresivamente por incluir en sus campañas personajes del mundo underground de los Estados Unidos.

Anuncios

Se le atribuye haber sacado de nuevo a la luz a la desaparecida e inigualable Winona Ryder. Gaga parece el personaje perfecto para la secuela del ex director creativo de Louis Vuitton.

La cantante ha desfilado con un look conformado por un abrigo gris de mangas de piel y una blosa blanca con lazada en el cuello. Finalizado el desfile, la propia Gaga fue la encargada de entregar un ramo de flores a Jacobs, marcando un antes y un después en la Semana de la Moda de Nueva York.