No existe en el universo de la #Moda quien no conozca a la exhuberante pelirroja. Grace Coddington (Anglesey, 1941) Ha sido durante décadas la cara oculta detrás la edición americana de la mítica revista Vogue y mano derecha de Anna Wintour, popularizada en la película "El Diablo se viste de Prada".

En 1961 Coddington fue la musa del peluquero Vidal Sassoon, con quien viajaba por todo Inglaterra mostrando nuevos cortes y peinados. Fue en uno de esos recorridos donde Coddington casi pierde la vida en un accidente automovilístico, postrándola casi dos años en cama. En ese tiempo fue intervenida quirúrgicamente en cinco oportunidades.

Anuncios
Anuncios

El sesenta y tres vuelve a trabajar como modelo y cinco años después entra como Editora de Moda a la edición británica de Vogue. 

El año ochenta y siete deja la publicación y se traslada a Nueva York para convertirse en flamante directora creativa de Calvin Klein Collections. Un año después, Anna Wintour es designada directora de Vogue USA y se lleva a Coddington como directora de moda. Desde entonces, es uno de los personajes más influyentes del mundo de la moda, eso si, siempre tras bambalinas.

Su salto a la fama lo dio casi por casualidad el año 2009, al estrenarse en el Festival Sundance el documental "The September Issue". En la cinta, se relata la relación personal entre Coddington y Anna Wintour, El mundo supo que la mujer de impactante cabellera rojiza era en realidad el corazón de la revista de moda más importante del mundo.

Anuncios

Eso hasta hoy, al anunciar a BOF que dejará su cargo en Vogue para dedicarse a proyectos personales y distintos al de estilista. La creativa desde ahora será representada por la agencia Great Bowery, quien lleva además contratos de nombres tan reconocidos como Annie Leibovitz o Bruce Weber. Lo cierto es que Coddington, a sus setenta y cuatro años, está llena de proyectos. Charlas, libros y una próxima colaboración con un nuevo perfume de la marca Comme des Garçons. Sin embargo, mantendrá su despacho en las nuevas instalaciones de Vogue en el recién inaugurado World Trade Center de la zona cero en Nueva York y hará un mínimo de cuatro editoriales al año.