Siglos de influencia católica y bíblica nos han llevado a la creación de tabúes que nunca antes habían existido. Los griegos disfrutaban de su #Sexualidad sin problemas sociales, fuese cual fuese su orientación sexual; igual que los romanos o egipcios hicieron.

Pese a presumir de estar dos, tres o cuatro mil años más evolucionados aun cargamos con el peso de tener que ocultar en muchas ciudades nuestra orientación sexual, gustos o prácticas sexuales e incluso hablar de ello en público. La mujer que presume de una vida sexual activa, abierta a probar diferentes prácticas y con diferentes parejas antes o después termina siendo tachada, seamos finos aquí, de prostituta, como poco.

Anuncios
Anuncios

Los gustos sexuales que se alejen del misionero o del perrito son perversiones o fetichismos tachados de “no tolerables”. Y si quieres hablar se sexo hazlo en la intimidad de tu casa y con un círculo pequeño de gente ¡no vayamos a caer en el libertinaje!

Series como Sexo en Nueva York nos enseñaron lo divertido que puede llegar a ser un desayuno de domingo con tus amigas contando las andanzas, problemas o logros de los ligues del "finde2. Y personajes como Samantha, tanto ficticios como aquellas mujeres con un par a las que todo les ha resbalado, nos han demostrado que la vida es muy corta para no hacer lo que realmente quieres por el qué pensarán.

Nuestros ancestros aceptaban la naturalidad de un hecho, unas actividades y unas necesidades que todos tenemos. Es el caso de la Cultura Mochica, procedente de Perú pero menos conocida que los famosos Mayas, Aztecas o Incas.

Anuncios

Caixa Forum Madrid tiene una exposición actualmente de escultura y abalorios propios de rituales y mitología de dicha cultura. La cual consideraba el semen como la semilla que permite la vida, y por ello la utilizaban como ofrenda para ritos agrarios. ¿Y cómo conseguir esta “semilla”? Pues con cualquier práctica sexual cuyo fin no sea el de procreación.

Así pues, si cuando incluso la mujer era poco más que una incubadora humana la gente tenía la mente más abierta para las conversaciones, prácticas y representaciones sexuales; por favor, no seamos actuales, aprendamos de ellos, disfrutemos de los placeres que tiene la vida, e igual que le contáis a vuestra amiga en un Starbucks el fabuloso plato de pasta que os comisteis en ese nuevo restaurante del centro contarle también el maravilloso orgasmo que os hizo olvidar hasta qué es un espagueti. Y entre grito, golpe y corrida ir a ver esta exposición de Caixa Forum Madrid que no solo habla de sexo y seguro que algunas cosas os dejarán de piedra. #Arte