No es solo por el toro de la Vega -por cuya prohibición hace una labor absolutamente crucial-, sino por cada uno de los momentos en los que aparecen y se convierten en ángeles protectores. Son voluntarios de Protectoras de #Animales o defensores por cuenta propia de esas vidas que no siempre reciben el trato y el amor que deberían. Ante una apatía política y un abandono por parte de las instituciones, los “animalistas” logran salvar con esfuerzo y dedicación muchas vidas.

Es el caso de Olga de Miguel, una de las activistas más reconocidas del mundo animalista [VIDEO]en Madrid y alrededores. Implicada hasta la médula, sabe que no hay descanso, y es una de las personas que abandera, entre otras luchas, la de terminar con la crueldad del toro de Vega de Tordesillas.

Anuncios
Anuncios

“Hemos conseguido que en alguna comunidad autónoma abrieran los ojos –como Mallorca– y por fin declarasen ese municipio antitaurino”, apunta feliz de los logros. Lamenta, sin embargo, que aún haya personas que defiendan que el toreo "de dinero, o que digan que es arte y que es cultural”. "Los festejos con toros los estamos pagando los españoles, hay crisis pero seguimos pagando el asesinato de un animal que debería de estar en el campo tranquilo y libre. Le llaman arte, pero yo sólo veo un asesinato”, apunta Olga de Miguel. "Te llenas de ira al ver a ese animal delante de ti sabiendo lo que se le avecina”, apunta desconsolada pero infatigable en esta lucha. "Animaría a la gente a acudir o a informar de qué es el toro de la vega, pues mucha gente vive aún en la más absoluta ignorancia sobre este tema”, anima la animalista, en relación a la manifestación del próximo 12 de septiembre.