Molly Bair, de tan solo 17 años, está revolucionando el mundo de la #Moda con su curioso y llamativo aspecto físico, que no ha cesado de crear expectación en todo el mundo durante los últimos meses.

La modelo, natural de Filadelfia (EEUU), mide 1,85 metros de altura y es extremadamente delgada. Presume de unas grandes orejas, ojos alargados de gran tamaño, nariz y boca diminutas, y pómulos prominentes. Su rostro es simétrico y su mirada muy intensa, siendo precisamente lo que ha cautivado a los grandes magnates de la pasarela.

Desde que era una niña tuvo que sufrir las burlas y el desprecio de los niños en la escuela, para quienes Molly era conocida como "la rata" o "la alien".

Anuncios
Anuncios

De este modo, la joven creció en un entorno hostil que lo único que consiguió fue hacerla más fuerte. Se convirtió así en una chica dura, con personalidad y carácter para enfrentarse a cualquier degradación; y en una buena deportista que jugaba al tenis y comenzaba a asistir a la universidad. La propia modelo recuerda el mejor consejo que siempre recibió de su padre: "Aguanta."

Hasta que su vida dio un giro radical. En un mercadillo callejero fue descubierta por The Society Management, representantes que inmediatamente la convirtieron en imagen de la portada de Vogue. La propia Bair confiesa que cuando la abordaron pensó que se trataba de una broma, debido a las habituales críticas sobre su mal aspecto físico y su extrema delgadez: "No tenía idea de quiénes eran ellos. Incluso pensé que era una estafa." Tan en serio iban, que en menos de un año Bair ya estaba desfilando para Chanel, Prada, Giles, Giambattista Valli, Proenza Schouler y Alexander Wang.

Anuncios

Asimismo, se convirtió en portada de otras revistas como W Magazine y en la imagen de campaña de la marca Coach.

Curiosamente, la joven sigue manteniendo los pies en la tierra y señala que utilizará su repentina fama para "promover la protección del medio ambiente, para que se apliquen leyes más estrictas con el fin de reducir las emisiones de carbono a la atmósfera". Desde luego, no es una cabeza hueca.

De lo que estamos seguros es que el llamado "canon de belleza" es un mito que está siendo abolido por imágenes como la de Molly Bair. En los últimos tiempos, de hecho, hemos visto a otras figuras que se han hecho un hueco en las pasarelas con un físico fuera de lo común; es el caso de Masha Tyelna, Tanya Dziahileva o la bella Winnie Harlow, imagen actual de Desigual.

Como la propia Molly Bair afirma, "la belleza real proviene de lo único", y esto "surge al tener confianza en ti mismo y en tu aspecto". Al fin y al cabo, la moda no es más que otro vértice del mundo del espectáculo, y tan válido es el patrón de belleza convencional como el de bellezas exóticas o "extraterrestres", esas que logran el centro de todas las miradas. La belleza no está en uno mismo, está en los ojos de los demás. #Estados Unidos #Famosos