Hablando sobre el paso del tiempo y el cambio estético que este conlleva, está claro que existen muchas personas a las que les cuesta mucho aceptar de manera positiva el paso de los años y los cambios que esto supone, especialmente en el terreno físico.

Este problema atañe muy especialmente en el sector artístico, personas cuya profesión es de cara al público, artistas de cine, teatro, gente de televisión etc.

La exposición al público es algo que a muchos de estos personajes obliga, ya sea por baja autoestima o simplemente porque no aceptan el paso del tiempo y las huellas que este deja en su cara y en su cuerpo en general, o tratar de ralentizar dicho paso lo más posible.

Anuncios
Anuncios

Es por eso que las operaciones de estética en este sector de la sociedad especialmente, están a la orden del día. El problema de todo esto surge cuando se convierte en demasiado asiduo o cuando no se hacen en lugares fiables. En ambos casos, la gran mayoría de las veces el precio a pagar es muy caro.

Como ejemplo al precio a pagar por esta serie de operaciones, tenemos a una actriz que no hace mucho pudimos ver como el cambio de rostro que se había realizado la conviritó en una persona completamente distinta a quien era. Estamos hablando de la tan conocida actriz famosa por su serie de películas del Diario de Bridget Jones, Reneé Zellweger, quien con su operación ha cambiado tanto su rostro que ha causado la anulación por parte de la productora de Bridget Jones como personaje para las próximas entregas.

Anuncios

Pero este no ha sido el último caso que hemos vivido de estos cambios radicales, estéticamente hablando, ayer por la noche la actriz Uma Thurman se presentó al estreno de la nueva serie televisiva The Slap, dejando más que sorprendidos a todos los asistentes al evento, pues apenas se la podía reconocer, debido al cambio radical de su rostro.

De esta forma la actriz se suma al grupo de grandes artistas, podríamos decir, adictas a las operaciones estéticas independientemente del alto precio que tengan en su vida, tanto personal como en su carrera artística.