Son muchas las valientes que están optando por desprenderse de sus largas melenas en pos de un look más arriesgado y fresco. Desde el pasado otoño estamos siendo testigos del cambio radical de algunas estrellas de nuestras pantallas. Vogue ya pronosticaba que este tijeretazo se popularizaría entre las más atrevidas.


La precursora de dicho estilo fue Coco Rochá. Y detrás de ellas una oleada de estrellas se sumaron a este estilo. Scarlett Johansson, Rihanna, Pink, Miley Cyrus, Anne Hathaway o Jennifer Lawrence entre otras. En España Elsa Pataky o Paz Vega abrieron la veda.


No debemos olvidar que el corte de pelo va acorde con la personalidad. El PixieSyle es propio de mujeres con carácter y arrojo, vitalidad y sin prejuicios. Pero en ocasiones hay que echar el freno a la hora de dar el paso. Lo primero es acudir a un estilista y dejarse aconsejar. Este estilo tiene muchas variantes. La longitud de los laterales y la del flequillo pueden determinar que finalmente el pixie style te favorezca. Jugar con la asimetría de tu cabello es otra de las posibilidades que te ofrece el look, por no hablar de la cantidad de adornos y complementos que multiplican la vitalidad que desprende este peinado.

Por otra parte pensar que este estilo es aburrido porque no da lugar a cambios es un error. Tupés, crestas, ondas, rizos o alisado, cualquiera de estas opciones son aplicables a esta tendencia. #Famosos



El concepto del estilo Pixie ha variado en los últimos años. Originalmente se caracteriza por un corte asimétrico con la nuca y los laterales muy cortos y un flequillo más largo y desfilado. Han surgido muchas versiones de este estilo. El Pixie minimalista o desordenado son algunos ejemplos. Nos alejaremos un poco de su esencia con aquellos como el Garçon o el corte Bob.


Tu tipo de cabello es otro de los factores a tener en cuenta a la hora de cortarte la melena. Los cabellos lisos y finos son los mas escogidos para estos cortes, sin embargo, hemos visto a actrices como Halle Berry lucir su "Pixie Hair Cut" con unos rizos muy elegantes y favorecedores.


Y no olvidemos que la comodidad es uno de las ventajas de este tipo de peinados. Es fácil de llevar y no nos aporta muchas complicaciones. El único inconveniente de llevar el cabello de este estilo es que notarás mucho su crecimiento y tendrás que acudir a la peluquería más a menudo de lo que esperas. Aunque si eres tan atrevida como requiere lucir el Pixie Style, acabarás dando el corte con el visto bueno de tu peluquero o sin él.


¡Solo queda respirar hondo y cortarte la melena!