Los tiempos cada vez cambian más rápido, y cada vez es más difícil estar a la #Moda. Y no solo eso, si además tenemos en cuenta el término pecuario, la dificultad aumenta de manera sinérgica. De esta manera, el resultado de esta reflexión es fácil. O lo llevas dentro, o es mejor quedarte quieto y esperar a que el ciclo de la moda vuelva a ti (y tienes un armario adaptado a las circunstancias).

La moda así de un día para otro ha vuelto a cambiar, ya no se vuelve "a llevar" el estilo pijo, con el pelo bien cortado y sin un pelo que despunte. En definitiva todo en su sitio. Ahora lo que se lleva es más bien lo contrario.

Anuncios
Anuncios

La moda ha dado un giro de 360º y ahora se lleva el pelo en el cuerpo (cuanto más mejor), barba de varios días, la ropa más vieja que haya en tu armario, o de otra manera más snob dicha "lumbersexuales" (del inglés leñador). Dicha palabra lumbersexuales es convexa completamente a su vez a la palabra "ubersexuales" que define a todo lo contrario, el pelo bien puesto, zapatos maqueados y vestimenta ceñida y marcando el cuerpo moldeado de gimnasio. El número de estos lumbersexuales ha aumentado exponencialmente y posiblemente ya conozcamos a más de uno y de dos lumbersexuales entre nuestros allegados. Y no solo eso, si no que las revistas de moda más reconocidas centran cada vez más su atención en este tipo de estilo, llegando a haber en revistas de la talla de "Cosmopolitan" un propio apartad para este tipo de estilo.

Anuncios

Pero no solo afecta al rango del estilo hablando de una manera lírica. El término lumbersexual refleja en muchos casos un estilo de pensamiento y de vida, mostrándose interiormente un fuerte carácter "pasota" así como desinteresado, intentando evadirse en la medida de lo posible de todo lo que les rodea. De esta manera en las últimas fechas se ha llegado a producir injertos de barba en personas que carecen de ésta o que no es lo suficientemente frondosa de acuerdo con su estilo de vestir, de pensar y de actuar. Así de esta manera conviene destacar uno de los más caros, realizado en Nueva York, donde los injertos han llegado a ascender a la friolera cifra de 6000 Euros.

El número de este tipo de estilo es más frecuente... ¿Tú vas realmente a la moda?