En tiempos de crisis el ingenio se agudiza y aunque no se quiera se tienen que buscar formas alternativas de ahorro. El que ahorres no significa tener una peor calidad de vida y no poder disfrutar de la misma, no si hace con un poco de inteligencia e ingenio. A continuación, se exponen los mejores consejos para ahorrar en la limpieza, energía, alimentación, etc.

- Procura mantener el congelador del frigorífico siempre a tope de lleno, puesto que cuando más vacío está más electricidad gasta. Si en casa sois pocos de familia y usáis poco el congelador, puedes meter por ejemplo botellas llenas de agua para que ocupen espacio. 

- Usa el ventilador del techo tanto en verano como en invierno. De este modo ahorrarás hasta un 30% de energía, ya que el aire caliente sube hacia arriba y el ventilador lo irá esparciendo por toda la casa y hacia el suelo. 

- Pon el lavavajillas siempre a tope de carga. Además de hacernos ahorrar tiempo, aproximadamente unas 200 horas anuales, también ahorra alrededor de 30,6 litros de agua al día, representando además un gasto mínimo de electricidad en casa.

- Antes de ir a la compra, realiza concienzudamente un lista con los alimentos que te sean necesarios, esto hará que compres solo lo imprescindible y no te dejes llevar por los caprichos. Además, al entrar al supermercado, dedica un minuto a mirar las ofertas que hayan. 

- Procura no comprar alimentos precocinados. Son muchas las desventajas de estos productos, puesto que además de ser un 30% más caros, no son nada saludables y contaminan más. 

- Mantén las persianas subidas a lo largo del día, dejando que entre la luz solar y caliente de forma natural nuestro hogar. Cuando comience a atardecer, baja las persianas para que el calor no se va. 

- Utiliza siempre la lavadora con carga completa y con agua fría.


Como ves, solamente son unos sencillos pasos que no son para nada difíciles de aplicar a tu vida diaria. Además de ahorrarte algo de dinero, de esta manera también podrás ayudar en parte en contra del cambio climático.