¿Mayor cantidad de libros leídos? ¿Más horas haciendo trabajo solidario? No, lejos se está de la respuesta. El flamante récord se lo ha llevado un joven que permaneció frente a una pantalla casi seis días consecutivos jugando #Videojuegos. Se trata de Hubert Blejch, un jugador que quiso hacer historia, al menos al formar parte del libro Guinness.

La proeza. De acuerdo a los detalles brindados por la organización del evento Gaming Arena de Poznan, este peculiar jugador pudo mantenerse en juego durante un periodo de 5 días, 21 horas y 41 minutos, superando en 48 minutos la marca de Okan Kaya, quien hasta el momento mantenía el récord desde 2012.

Anuncios
Anuncios

En aquella ocasión, el australiano Kaya había logrado la marca jugando al popular "Call of Duty: Black Op 2", en cambio el reciente ganador escogió "Sniper Elite 3", un juego que se basa en la segunda guerra mundial.

Aclaraciones sobre el nuevo record. A esta altura, cualquiera puede pensar qué sucede con las cuestiones fisiológicas básicas, como ir al baño o comer. Según se aclaró, el jugador polaco contó con periodos de diez minutos de descanso por hora, durante los cuales podía asistir al toilette, descansar su vista y ser controlado por profesionales de la salud. Hay que recordar que lo que ahora se celebra, en otras oportunidades ha sido una noticia trágica, pues son varios los casos de jóvenes que, después de pasar muchas horas jugando, se enfrentan a graves problemas de salud como infartos, o incluso la misma muerte.

Anuncios

La hazaña conseguida por el polaco Hubert Blejch se suma a la lista de otros ganadores que han superado algún récord que les permitió entrar en la historia del libro Guinness, en su edición 2014. Entre ellos, unos por talento natural, otros por entrenamiento, aparece Alley, un gato que consiguió el salto más largo en su especie con 1,83 metros de distancia. También el 2014 consagró a Nick Stoeberl quien cuenta con la lengua de mayor longitud, unos 10 centímetros. Entre las curiosidades, están Andrea Skala y Akikp Obala, ambas tienen las colecciones más grandes -y extrañas -. La primera de ellas, de gorras de policías de distintas partes del mundo (2290 en total), la segunda, se enorgullece de tener la mayor colección de comida plástica (8.000 objetos).

¿Qué dirá la psicología al respecto? Seguramente tendrá bastante que apuntar, pero por el momento, el reconocimiento mundial lo han conseguido a través sus récords impresos en el libro Guinness.