¿Qué es el "starvation mode" o "modo de hambre"? Cuando el cuerpo detecta una privación de calorías para de quemar grasas y empieza a ahorrar nuestra energía. El cuerpo, poco a poco, comienza a alimentarse de sí mismo, quemando reservas de grasa, de músculo e incluso de la energía de los órganos internos. Para un fisioculturista, deportista o bodybuilder eso se traduce en el aumento de la grasa en su cuerpo porque el cuerpo humano, para sobrevivir, necesita retener suficiente grasa para seguir con sus actividades internas. Veamos lo que sucede cuando alguien entra en starvation mode con las dietas muy bajas en calorías:

  1. Se ralentiza su metabolismo. Cuanto más reduces calorías, más lento será tu metabolismo. Cuando se restringen las calorías, tu metabolismo se reduce en al menos un 20-30 %. Hay restricción calórica más severa que llega a un 45 % , como por ejemplo, si una dieta de 3.000 kcal la reduces a 1.800 kcal.
  2. Se pierde masa muscular porque el cuerpo, no pudiendo quemar más grasas, por el starvation mode, quema tus proteínas y la pérdida de peso que notas es parte de masa magra y de agua (el cuerpo humano esta constituido por un 60-70% de agua) que eliminas. Sobretodo suele pasar en las dietas bajas en carbohidratos.
  3. Aumentan la actividad del LPL, LipoProtein Lipase, un enzima que almacena grasa. Reduciendo sus calorías demasiado, su cuerpo producirá más LPL y menos enzimas que queman grasa.
  4. Se disminuye la producción de la hormona tiroidea (T3), que es una hormona responsable del metabolismo. Con el metabolismo más lento, el peso que habías perdido, lo ganas otra vez. Es conocido también como "ciclo yo-yo". Incluso llega a lograr más kilos de antes.
  5. Aumentan el apetito y los antojos. El hambre y los antojos pueden ser tan fuertes que te conviertes en un devorador voraz.
  6. Disminuyen energía y capacidad de trabajo. Uno de los principales síntomas de malnutrición es la falta de energía durante un determinado trabajo.

Soluciones para evitarlo

  1. Comer cada tres horas más o menos porque activarás los procesos digestivos, que son el proceso fisiológico que más gastan energía en tu cuerpo.
  2. Hacer algún tipo de deporte o ejercicios físicos, cardio, etc. 
  3. Tener buenos hábitos alimentarios.

El comer y la actividad física harán que tu metabolismo se dispare y que convierta tu cuerpo en una quemadora de grasa.