Siempre viene bien preguntarse a uno mismo ¿Por qué estoy en esta empresa? ¿Qué me motiva a seguir con mi #Trabajo? Para empleados de varias partes del mundo la respuesta puede ser bastante sorprendente: el dinero no es la clave para incentivarles a cumplir con sus deberes dentro de la empresa. Hay otras cosas que les motivan más, ya que puestos a elegir, estarían dispuestos a pedirles a sus jefes más días libres que un aumento en su remuneración. Así lo indican los resultados de un reciente estudio de la página web británica Expedia, realizado en 8.000 personas de 24 países.

Uno de cada tres trabajadores se conformaría con recibir más días de vacaciones que con una subida salarial. Además, el 60% de los participantes en el estudio han confesado que estarían dispuestos hasta a cambiar su actual trabajo por otro que le aseguraría más días libres.

Según los autores del estudio, la percepción emocional sobre las vacaciones no cambia, ya que entre el 80 y 90% de los empleados de todo el mundo se sienten mucho más felices cuando están disfrutando de sus días libres que si recibieran un aumento de sueldo. La principal razón consiste en el hecho de que se sienten más descansados, más relajados, pueden pasar más tiempo con sus familias y, consecuentemente, el nivel de estrés está más bajo.

En general, según muestra el estudio, los británicos son los que menos han tenido que cambiar sus planes de vacaciones por razones de trabajo, mientras que los ciudadanos de Tailandia, los que más han renunciado a sus días libres a favor del trabajo, en un 77% de los casos.

Según el mismo estudio, los empleados de los países de Europa gozan de más días legales de vacaciones pagadas que los de la región del Pacífico o Norteamérica. Los trabajadores que más días tienen están en Dinamarca, Francia, Alemania y España (30 días). Les siguen los empleados de Italia, con 28 días, y Gran Bretaña, con 26 días. En Estados Unidos y México, los trabajadores tienen 15 días libres al año, mientras que en Tailandia sólo 11.