Casada tres veces, dos de ellas con el mismo hombre, llega a este momento de su vida convencida de que hace un año y dos meses vivió la historia sentimental más intensa y pasional de su vida. El protagonista de ese episodio se llama Sébastien, tiene 13 años menos que Pilar y le ha inspirado el libro que ha escrito llamado Mi color favorito es verte, que fue finalista del último Premio Planeta y en el que se explica su breve, pero intensísimo, romance de tres días, que le duró su historia con este joven. Explica que Sébatien es muy real, pero no puede contar el final porque traicionaría la construcción narrativa de su libro.

Si ese hombre se presentara inesperadamente otra vez en la vida de Pilar, volvería a reanudar esa relación sin dudarlo, porque sigue enamorada de Sébastien, no puede olvidarlo.

Anuncios
Anuncios

Es el hombre que le marcó su vida, su gran amor como ella misma lo define. Tiene el deseo que en algún momento puedan volver a estar juntos, porque es el hombre de su vida.

Cuando se le ha preguntado si este joven fue mucho más importante que las dos veces que se casó con el padre de su hijo, ha respondido: que ella se sentía joven al lado de Sébastien. Es viuda desde hace siete años y siente que tiene el derecho de volver a enamorarse como cualquier mujer que necesita sentirse amada, valorada, en todo sentido, como mujer.

Estuvo 22 años casada con el padre de su hijo, se separaron, pero un día le llamó confesándole que tenía una enfermedad terminal en el colon, que su muerte estaba cerca y le confesó que deseaba volverse a casar con ella antes de morir. Se casó en el hospital, un juez de paz, una semana después fallecía.

Anuncios

No se puede comparar un amor con otro, en cada momento una persona vive una situación distinta entre una historia y otra historia.

El hijo de Pilar Eyre ya tiene 26 años, es economista y ha montado su propia empresa on line. Su hijo sabe que su madre es diferente a otras madres y lo ha aceptado bien. Antes de escribir la historia con Sébastien, en la que aparece su familia y hasta su propio hijo, fue Ferran quien le animó a sacar a luz la historia, pues han tenido que pasar 63 años para que conociera lo que ella llama al hombre de su vida, un joven llamado Sébastien.