Socialmente, desde hace unos cuantos años, las dietas se vinculan principalmente con la estética. Si bien el cuidado de la imagen  no es un tema menor, por fortuna, en el último tiempo la alimentación pasó a formar parte principal del cuidado de la salud. Es por ello, que la dieta no debe entenderse como un plan alimentario transitorio, sino como un cambio de hábitos referidos a la calidad y la cantidad de lo que se come. En este sentido, una dieta baja en calorías, además de promover el descenso de peso, impacta en la salud cardiovascular y el funcionamiento general del organismo, incluido el cerebro. A esto último arribó un grupo de neurólogos que estudiaron los efectos que la ingesta de calorías provoca a futuro en las funciones cerebrales.

Anuncios
Anuncios

Las conclusiones forman parte de una investigación que científicos neurólogos pertenecientes al Langone Medical Center (EE.UU), desarrollaron a partir de la experimentación con ratones. Luego de alimentar a los roedores hembras con una dieta inferior en calorías a la alimentación de otros ejemplares, observaron que partes de sus cerebros –zonas que suelen mostrar cambios en el tejido de la región del hipocampo en individuos de edad adulta –no evidenciaba muestras propias de la vejez. Como conclusión, anunciaron recientemente en la reunión anual de Neurociencia, en Washington, que las dietas hipocalóricas, es decir, reducidas en calorías sobre todo las provenientes de los carbohidratos (panes, galletas, pastas), ayudan a que la actividad de hasta 900 genes implicados en el proceso de envejecimiento continúe estable por más tiempo.

Anuncios

Esto significa que, por ejemplo, enfermedades como el Alzheimer serían menos probables en personas, sobre todo mujeres, que mantengan una alimentación baja en calorías.

La alimentación no solo es la fuente para una salud fortalecida, encontrarse con una imagen agradable frente al espejo o para tener un organismo sano, con funcionamiento óptimo, ahora, una dieta reducida en calorías, tendrá también impactos positivos a futuro, cuidando del trabajo de aquellos genes que harán retrasar o que se eviten los signos del envejecimiento a nivel funcional.  #Investigación científica