Isabel Pantoja, es la presa más famosa de España. La cantante llegó cinco minutos antes de las 8.00 am del 21 de noviembre de 2014 a la prisión de mujeres en Alcalá de Guadaira, donde cumplirá dos años de condena en prisión debido a su participación en el blanqueo de capitales. Después de agotar todas las instancias para no entrar y cumplir condena, ha hecho su ingreso voluntariamente.

Isabel Pantoja llegó al centro penitenciario en el asiento trasero de un automóvil Mercedes clase A, de color gris, conducido por su chofer y su hermano Agustín como copiloto, escoltado por dos sendos vehículos de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Anuncios
Anuncios

En ese momento, reporteros, fotógrafos y cámaras de televisión que estaban apostados allí, grabaron el instante de su entrada a la penitenciaría, donde comenzará a saldar su cuenta con la justicia. Ya en Alcalá de Guadaira, fue recibida por dos mujeres policías que la acompañaron desde su entrada, hasta adentro de la prisión.

Hoy, Pantoja es una más de las 150 reclusas que allí conviven. Este es uno de los centros que menos conflictivo es. Ya se ha barajado quién sería de las reclusas quien cuidaría de la Pantoja mientras esté entre rejas, aunque es poco probable que alguien pueda tener algún problema con ella.

A la tonadillera se le aplicó el procedimiento habitual como en cualquier otro ingreso voluntario que pasa por la identificación, cacheo y registro de entrada. Se le abrió un expediente, y se le entregó un kit con un paquete básico como a toda presa que entra: todo lo que se refiere a higiene, amén de la ropa.

Anuncios

Los primeros días, Pantoja lo pasó en la enfermería pues tuvo un cuadro de ansiedad y sufrió un ataque de claustrofobia. Ya en su celda definitiva, la cantante se encuentra acompañada de una reclusa, quien se dice, vela por ella para que no vuelva a padecer esos ataques que pasó en la enfermería. Igualmente, está tratada por el psicólogo de la penitenciaría, para que vaya asumiendo su propia realidad.

Mientras tanto, las reclusas se han emocionado al verla y ha trascendido que la tratan muy bien.