Taylor Lianne Chandler, 41, modelo y novia del nadador y multimedallista Michael Phelps (29), mediante su perfil en Facebook ha confesado que nació siendo intersexual, una anomalía consistente en que se nace con los genitales masculinos, pero sin tener testículos, y femeninos, pero carece de ovarios.

Chandler y Phelps se conocieron mediante la aplicación Tinder durante el mes de agosto y, desde entonces, mantienen una relación sentimental, la cual Chandler describe "como una aventura adolescente". Su primera cita fue asistir juntos al partido de los Baltimore Ravens.

Taylor Lianne ha vivido con muchos secretos toda su vida: nació intersexual y se llamaba David Roy Fitch.

Anuncios
Anuncios

Ya de muy pequeña tenía claro que se sentía más femenina que varonil. En la pubertad le diagnosticaron médicamente: empezó un tratamiento bloqueador de testosterona y a los 15 comenzó con potenciadores de estrógenos. Modificó su certificado de nacimiento y su nombre en la adolescencia, antes de la cirugía correctora. Nunca se ha sentido como un hombre ni se ha vestido como tal. Alguna gente puede que la recuerde como un niño andrógino, algo que le vino impuesto.

Tras su confesión mediante las redes sociales Chandler teme perder a Phelps y asegura que el nadador ya conocía esta parte de su pasado. "Hemos tenido relaciones maravillosas. Ha sido el único que me ha hecho sentir como una mujer de verdad", confesó al periódico británico Daily Mail. "Probablemente voy a perderlo porque él es una marca que su equipo quiere proteger y, desde que él ingresó a rehabilitación, la atención se desvió hacia mí, lo que no deja nuestra relación en la mejor situación".

Anuncios

Con esta confesión sólo pretendía poder vivir, al fin, sintiéndose libre.

Phelps deslumbró al mundo ganando medallas a raudales y rompiendo récords, pero su vida dio un giro drástico: el alcohol y las drogas, algunos escándalos… Michael se encuentra, desde octubre, en una clínica de rehabilitación para superar su "problema" con las sustancias prohibidas. El próximo 19 de diciembre tiene un juicio en Baltimore por ser arrestado, en septiembre, por conducir bajo los efectos de las drogas y el alcohol. Además, tiene una suspensión impuesta por la Asociación de Natación de EE.UU de seis meses. Michael Phelps no se ha pronunciado ni a favor ni en contra de su presunta relación con Chandler. Ni siquiera ha respondido a las llamadas de su "novia". Cosa por la cual Chandler se siente dolida, puesto que confió en él, le admiraba y no tomó ninguna iniciativa cuando los medios de comunicación, durante siete semanas, hablaban de ella. El silencio de Phelps le congoja.