La reciente campaña de la firma Calvin Klein ha desatado polémicas en las #Redes Sociales. La razón es la modelo elegida par protagonizar la misma. Una joven que viste una 42, es puesta como ejemplo de talla XL.

La joven, Myla Dalbesio, es vista en ropa interior, tratando de mostrar así cómo sus curvas representan las tallas grandes. Sin embargo, esto ha generado una controversia más que sensata, ya que, hoy en día, no solo Calvin Klein, sino muchas otras firmas tratan de imponer unos estándares de belleza que resultan nocivos para la sociedad, donde las curvas son vistas como sinónimo de tallas grandes, que merecen una atención especial, y no como algo natural, que no debería en absoluto considerarse XL.

Anuncios
Anuncios

La elección de la firma estadounidense está resultando ofensiva para mucha gente, que manifiesta que es vergonzoso considerar el cuerpo de esta modelo como de gran constitución. Unos estereotipos que causan confusión y que se nos están imponiendo a través de las grandes marcas, que pretenden llamar “gordas” a mujeres que en absoluto deberían tener complejos.

Sin embargo, ahora viene el malentendido. La firma Calvin Klein, realmente no ha utilizado a Myla Dalbesio como estereotipo de talla grande, sino que la ha empleado como modelo para su línea estándar de corsetería. Ha seleccionado esta joven, de talla 42, como imagen de una de sus prendas, que incluye tallas de la S a la XXL. El malentendido viene dado por una entrevista que el diseñador dio en la revista de #Moda Elle, en la que sí que menciona las palabras “chica grande”, pero no con la intención con la que la audiencia ha interpretado en las redes sociales, sin haber leído al completo las respuestas del diseñador.

Anuncios

La propia modelo reconoce que aunque sí que sea una de las chicas de mayor talla que Calvin Klein haya utilizado para la campaña, cuando la seleccionaron para la misma la incluyeron junto con todas las otras jóvenes sin hacer ningún tipo de distinción.

Así pues, como anuncia Calvin Klein en un comunicado posterior a la “falsa polémica”, la imagen de esta chica trataba de mostrar la amplia variedad de la nueva línea de lencería, más inclusiva y variada. El diseñador insiste en que ha sido un malentendido, que no pretendía ser así, pero que ha acabado consiguiendo una audiencia mayor que la esperada.