Donatella Versace es una diseñadora italiana de renombre, su apellido es el nombre de una marca muy importante en el mundo de la #Moda gracias a su hermano Gianni que ha fallecido en trágicas circunstancias.

Donatella Versace nació el 2 de mayo de 1955 en Reggio di Calabria, una de las regiones más pobres del sur de Italia. Fue la pequeña de los cuatro hermanos mayores, hija de Antonio que fue dueño de una ferretería y de Francesca que fue costurera y que trabajaba en una sastrería donde Gianni, creador del imperio Versace, empezó su aprendizaje a temprana edad. Antes que Donatella viniera al mundo, habían pasado por una terrible tragedia de perder a su hija mayor llamada Tina, que falleció por una infección de tétanos tratada en forma incorrecta.

Anuncios
Anuncios

Su infancia estuvo marcada por el carácter estricto de su madre y por la relación y por la relación con sus hermanos.

Ella tenía 10 años cuando Gianni le había confesado que era gay. Donatella era presumida, solía ir a la escuela pintada y tintada, en más de una ocasión la escuela la había expulsado por su comportamiento. En 1977 comenzó a estudiar Literatura italiana e idiomas en la Universidad de Florencia. Cuenta ella misma que su madre no quería que se dedicara a la moda, quería que se casara y tuviera sus hijos y que fuera independiente. Pero la rebelde Donatella, los fines de semana viajaba a Milán para ayudar a Gianni sin que su madre se enterara.

Cuando en 1978 nace la firma Versace con su célebre logo de la Medusa y su clásica greca, sus colores estridentes y sus texturas brillantes, decide abandonar los estudios y echar una mano a su hermano Gianni, que luego la convirtió en su asistente de diseño y luego como relaciones públicas.

Anuncios

Tras la muerte de su hermano Gianni, siempre había sabido que algún día terminaría controlando el imperio textil, aunque la heredera del imperio es su única hija llamada Allegra en un 50% Santo un 30% y Donatella un 20%. Los hermanos se adoraban, pero tras la muerte de Gianni, se unieron aún más.

En el 2004 Donatella ingresó voluntariamente a un centro de desintoxicación por cocaína y alcohol y su hija Allegra por una anorexia nerviosa. Tras esos sucesos, Santo y Donatella encontraron a unos nuevos gerentes que hicieron resurgir la firma, pues con la muerte de su hermano, se había hundido la firma. Hoy vuelve a recordar que su hermano Gianni siempre le ha dicho que jamás deberá mirar al pasado, que la vida continua y que siempre debe avanzar.