Sin ser alcohólicos, beber un vaso de vino o cerveza a diario, además de placentero era –hasta el momento – recomendado por varios médicos quienes sostenían que su ingesta tenía propiedades para el cuidado de la salud cardiovascular. Pero ahora, las cosas parecen revertirse con una nueva investigación.

¿Nos estuvieron mintiendo? No, nada de eso. Sin embargo, no para todos es tan saludable consumir un vaso de alcohol como se aconsejaba.

Científicos de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) encontraron que el consumo regular y medido de alcohol, en realidad es bueno para una mínima parte de la población adulta. La diferencia entre uno y otro grupo de individuos reside en un gen, llamado como CETP TaqIB, del cual han registrado dos variantes B1 y B2.

Anuncios
Anuncios

De acuerdo a los resultados, las personas que portan la variante B1 de este gen pueden comenzar a abandonar el alcohol o, al menos, a no ampararse en sus virtudes, puesto que sus organismos no sentirán los efectos positivos que sí tendrán los individuos que lleven, en su material genético, el B2, el corresponsable, junto con el alcohol, de evitar las enfermedades cardíacas. La diferencia genética en este tema parece ser definitoria para ubicarse en uno u otro bando, y aunque muchos desearían estar en el de los B2, hay que decir que el 85% no fortalecerá su corazón con un vaso de vino, y sólo el 15% se llevará las ventajas y el placer de degustar un buen tinto en sus comidas.

La agradable y no menos sabrosa certeza de que consumir alcohol es bueno para la salud del corazón parece desvanecerse como una pompa de jabón.

Anuncios

De todos modos, los investigadores responsables señalan que las patologías coronarias pueden tener muchas causas, incluidas las genéticas. Como siempre insisten los profesionales de la salud, un organismo sano es el resultado de una conducta de vida que incluye alimentación, ejercicio físico y control médico periódico. No hay que dejar en manos de Baco lo que es responsabilidad absoluta de uno mismo. Nada de excesos y goces desmedidos, que todo tiene un costo en esta vida. #Investigación científica