Se ven de todas las formas, de todos los tipos, de todos los tamaños y colores, los tatuajes son una moda que desde hace años no se atenúa, por el contrario, se hace más y más fuerte. ¿Qué es un tatuaje? ¿Y por qué hacerlo? No tenemos ciertas respuestas ni por la primera ni por la segunda pregunta, para aquellos que quieren hacerlo, un tatuaje puede representar muchas motivaciónes. Se elige de marcar su propia piel para recordar un momento en particular o sólo por el gusto de hacerlo para el placer de dibujarse la piel.

En el primer caso se trata de fechas, de nombres y de frases; en el segundo caso, sin embargo, se dibuja en los brazos y en las piernas, mariposas, dragones, originales diseños tribales o estilizaciones que invaden todo el cuerpo.

Anuncios
Anuncios

La moda de marcar a vida, aunque ahora hay técnicas para eliminar tatuajes, tiene raíces profundas, y en la actualidad la tendencia es cada vez más común y, de hecho, los adolescentes piden a sus padres de hacerse un tatuaje para sentirse grandes o para distinguirse de los demás no importa, cada uno tiene sus propias válidas razones.

Las zonas más dolorosas

Como todas las cosas, también por las tatuajes hay puntos del cuerpo donde el dolor es menor, y puntos, en cambio, donde la aguja se siente mucho más, causando de intensas punzadas. Las zonas más dolorosas son las que tienen poca grasa y que son ricas de terminaciones nerviosas. Entonces, estamos hablando, por ejemplo, del cuello, de las zonas detrás de la oreja, de la parte superior del pie, muñeca y costillas. Espacio, sin embargo, a las partes del cuerpo donde la presencia de grasa atenúa el dolor.

Anuncios

Entonces, elegís lo mejor posible el punto que queréis tatuar.

El consejo

Si ya habéis decidido de hacer un tatuaje y no queréis cambiar idea, seguís al menos algunos consejos útiles. El primero es elegir un diseño pequeño, preferiblemente en blanco y negro, y elegir un punto donde no se puede ver constantemente. El segundo y útil consejo, en cambio, concerne la elección del tatuaor, asegurarse siempre que el tatuador sea un profesional, que utilice nuevos objetos y, sobre todo, esterilizados.