Dolores articulares, gastritis recurrente, afecciones digestivas, y muchas otras dolencias suelen ser tratadas con #Medicina natural, entre ellas infusiones a base de hierbas o raíces. Nada parece más inofensivo que tomarse un té hecho con alguna planta, sin embargo, un estudio reciente demostró que en lugar de generar una mejora, muy por el contrario su ingesta resulta más bien peligrosa.

La investigación fue llevada a cabo por personal especializado en biología fúngica de la Universidad de Peshawar, en Pakistán, quienes examinaron un total de 30 especies de plantas que habitualmente se utilizan con fines medicinales como el regaliz y la adormidera.

Anuncios
Anuncios

Los resultados arrojados son sorprendentes: del total, se registró que un 43% de las plantas contenían un moho de alta toxicidad para el organismo humano. Pero esto no es todo. También se registraron, por ejemplo, aflatoxinas (causantes de cáncer) y ocratoxina, nociva para el hígado y los riñones.

A esta altura, quien no sea residente de Pakistán y alrededores, podrá suponer que la cuestión no le atañe. Sin embargo, los investigadores alertan no solo por el consumo local, sino porque estas mismas hierbas medicinales se exportan. Se trata de un grave problema, que bien podría evitarse si se realizaran los controles pertinentes, puesto que es un tema de salud pública. Por otro lado, los voceros responsables de esta investigación, señalan que este no es un tema menor, económicamente hablando.

Anuncios

Se calcula que el mercado de la medicina alternativa a base de hierbas, recauda unos 60 millones de dólares a nivel mundial. A esto se suma, una tendencia en los estilos de vidas que se mueve cada vez más hacia lo natural. En este sentido, es que los especialistas muestran su preocupación, y alertan a las personas acerca de los verdaderos efectos que puede tener tomar una infusión de una hierba contaminada.

Así se presenta el panorama. Por un lado, la falta de regulación por parte de los organismos responsables de la salud pública, por el otro, el negocio de la medicina natural, y finalmente, las personas que abogan por una vida más sana y natural sin saber que pueden ser víctimas de "descuidos ajenos". Estemos atentos a que el remedio no sea peor que la enfermedad. #Investigación científica