Tal vez hayas oído la sentencia "comemos lo mismo pero el que siempre engorda soy yo", quizás hasta seas parte de la afirmación. Esto ahora puede tener una explicación ya que la comida rica en grasas podría poner a los hombres en una situación más propensa a la #Obesidad que a las mujeres. La evidencia estaría en el cerebro, según la investigación que recientemente se ha publicado en la revista Cell Reports. De acuerdo a lo informado por su principal responsable, la Dra. Deborah Clegg, la experiencia fue realizada en ratones machos y hembras a los cuales se los alimentó con una dieta rica en grasa.

Los resultados. Después de que ratones de ambos sexos consumieran alimentos grasosos, se observó que los ejemplares machos mostraban una inflamación en una parte específica del cerebro -el hipotálamo -, encargada de controlar la energía y que generalmente se inflama con cierto tipo de ácido hallado en aceites, lácteos, carnes y cualquier otro producto rico en grasas.

Anuncios
Anuncios

Por el contrario, cuando se monitoreó esta parte del cerebro en las hembras, no se registró ninguna alteración.

De acuerdo a lo explicado por Clegg, una de las principales causas de la diferencia entre cerebros masculinos y femeninos, es la presencia de una hormona, el estrógeno, la cual protegería al cerebro de los efectos perjudiciales de la ingesta de grasas. Además de ver que los cerebros de los machos se inflamaban luego de un consumo regular de grasas, también detectaron que eran menos tolerantes a la glucosa y tenían más probabilidades de tener una disfunción cardíaca. Como dato anexo, se aclara que esta disparidad entre los distintos sexos, sería igualada luego de la menopausia, etapa de la vida en que la mujer deja de fabricar estrógenos y por tanto, se vuelve más vulnerable a diversas situaciones de riesgo.

Anuncios

Para la principal responsable, los primeros resultados son asombrosos. Ahora queda comenzar por el análisis en humanos. De comprobarse también en los hombres, este sería un paso importantísimo para entender las disfunciones metabólicas. Todo parece indicar que comer lo mismo no es sinónimo de que los organismos respondan igual. #Investigación científica