Decir que un buen o mal descanso repercute en la salud, a estas alturas es casi una obviedad. Lo recomendable es dormir entre siete u ocho horas diarias, a lo que se agrega el beneficio de tomar una breve siesta. El problema es cuando por situaciones ajenas es imposible conseguir este ritmo de descanso. Trabajos con turnos rotativos, por ejemplo, provocan un serio desajuste en el sueño. Según un estudio reciente, entre las consecuencias aparece cierta propensión hacia la #Obesidad y otros desequilibrios del metabolismo.

El descubrimiento llevado a cabo por un grupo de investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias, en Estados Unidos, se basa en que las alteraciones horarias que sufre una persona, también tiene implicancias en el ritmo de sus microbios intestinales.

Anuncios
Anuncios

En este sentido, las fluctuaciones del sueño provocan cambios en el reloj biológico de las personas en un estadio mucho más complejo y abarcativo de lo que se creía. Al modificarse también el ritmo de estos microorganismos, los científicos advirtieron que su funcionamiento no era el mismo que en situaciones de descanso normal. Como consecuencia, se hace más factible que el metabolismo trabaje de otro modo, y por tanto, que las personas que sufren de alguna alteración del sueño, tengan más tendencia a padecer obesidad.

La experiencia se desarrolló tanto en ratones, como también en humanos. Dos personas fueron analizadas tras haber sufrido un cambio horario a causa de un viaje -desde los Estados Unidos hacia Israel -. Al llegar a destino se examinaron la composición microbiana de los intestinos y encontraron un crecimiento distinto de las bacterias, que anteriormente se ha relacionado con la obesidad y otros desórdenes metabólicos.

Anuncios

Tener un descanso acorde al reloj biológico, de ser posible dormir en las horas indicadas, tratar de mantener una rutina del sueño que no sufra cambios bruscos, tiene -según la investigación publicada en Cell -, un motivo más para que las personas se ocupen de su buen dormir. Ante este resultado, también es recomendable que los padres supervisen el descanso de los niños, quienes aprovechan el descuido para mantenerse frente a un ordenador o una consola de videojuegos hasta altas horas de la noche. Alimentación equilibrada y buen descanso, un combo infalible para la buena salud.