Este pasado domingo 26 de octubre cambiamos la hora para adaptarnos al horario de invierno y, sin darnos cuenta, el domingo tuvo 25 horas. Puede que pensemos que está bien porque podemos aprovechar mejor la noche o para los más dormilones, coger una hora de más. Pero lo que no sabíamos hasta ahora es que tan solo una hora de diferencia en el sueño influye, y mucho, en nuestro organismo y sobre todo en nuestro peso.

Estudios realizados por expertos en nutrición humana y médicos especializados en la salud nutricional afirman que dormir una hora más o por su parte, una hora menos, puede afectar de forma alarmante en nuestro peso.

Anuncios
Anuncios

Si dormimos una media de siete u ocho horas, nuestro cuerpo descansa del desgaste diario y a parte de de esto, evita en un alto porcentaje la obesidad. También es cierto que dormir una media de seis horas o menos, puede producir desajustes en nuestro metabolismo. Esto no significa que al dormir seis horas o cinco horas diarias, vayamos a tener obesidad, diabetes o cualquier otro tipo de enfermedad alimenticia, pero si que es verdad que cuando el sueño es el adecuado y en las horas adecuadas, todo nuestro organismo y incluido en él, nuestro metabolismo, funciona mejor.

El Instituto de Medicina del Sueño afirma que si no dormimos las horas que nuestro cuerpo nos pide, el tejido graso de nuestra piel comienza a reaccionar contra la insulina y puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes o la obesidad.

Anuncios

También hemos de saber que durante los periodos de sueño, quemamos grasa aunque parezca ilógico. Esto se debe a ciertos procesos hormonales que segregan un tipo determinado de hormonas como la grelina, conocida por estar relacionada con la hormona del crecimiento y que se encarga de que, nada más despertarnos, tengamos una sensación enorme de hambre. Junto con el aumento de esta hormona, de ve también el descenso de la hormona leptina, cuya función es eliminar esa sensación de hambre y frenar nuestro apetito.

Con el cambio de hora, los especialistas en el tema del sueño recomiendan aprovechar esa hora de más que nos brinda el día para recuperar esa hora de sueño perdida, ya que puede que nos pase factura no a corto plazo, pero si dentro de un tiempo.