No hay nada como planificar un viaje de largo recorrido para encontrarte sitios idílicos. Este ha sido mi caso, me he topado con la isla Tetiaroa (Polinesia francesa) y su curiosa historia.

La isla Tetiaroa ( en polinesio "lo que se diferencia") es una pequeña isla aislad, a unos 50 km al noroeste de Tahití. Sólo tiene 2,5 km de largo, sus playas son de arena blanca, hay cocoteros y aves exóticas. Forma parte de las Islas de la Sociedad la cual está formada por una docena de pequeños islotes o "motu" que rodean a una laguna y, por supuesto, se llega en avión privado. La isla Tetiaroa perteneció a la familia real de Tahití, después pasó a manos de michos propietarios privados y en 1966 el actor Marlon Brandon consiguió, después de varios fracasos, un contrato de arrendamiento de 99 años concediéndole la exclusividad.

Anuncios
Anuncios

El actor se enamoró de la Polinesia francesa en 1962 por su película "Rebelión a bordo" ( Mutiny on the Bounty) donde conoció a su tercera esposa, Tarita Teriipia que protagonizó, también , el film. En esta isla se refugiaba Brandon cuando quería huir de la vorágine de Hollywood.

Marlon Brando enamorado de este paraíso lo quiso mantener como un hábitat sostenible y ecológico donde se preserva la riqueza cultura, la belleza natural y la biodiversidad del entorno. Desde este verano es un eco-resort de lujo (el aire acondicionado funciona con el agua del mar, la energía la obtendrán de los paneles solares y los residuos los desviarán a Tahití para no ensuciar ni contaminar la isla), después de dos años de trabajo y 100 millones de euros.

El hotel se llama The Brando Resort y se inauguró coincidiendo con el décimo centenario de la muerte del actor.

Anuncios

Acoge 35 villas de lujo, en la costa motu Onetahi ,con 47 bungalows detrás de la playa y ocultos por la vegetación. Cconstruidos al estilo polinesio, cada una ha sido diseñada con mobiliario confortable, piscina privada baño y terraza con vistas a una laguna de color turquesa. Su coste es a partir de 3000€ la noche. Además el complejo tiene dos bares, dos restaurantes gourmet, un spa de lujo (Varua Poynesian Spa) sobre el agua y un huerto de verduras y frutas orgánicas. Las actividades que se pueden realizar son: ciclismo, natación, observar aves, vela snorkeling entre peces tropicales y arrecifes de coral.

La apertura del eco-resort se prevé que active el turismo de la Polinesia, el cual lleva diez años en crisis.

Visitar Tetiaroa es un lujo que no está al alcance de todos, y mío tampoco, aquellos que puedan ir caerán rendidos ante la belleza de las islas (sólo ver las fotografías te enamora, estar allí debe ser el séptimo cielo). No hay nada como ser rico para encontrar y "comprar" la felicidad en la Tierra.