Durante años científicos de todo el mundo se ha esforzado en demostrar que las disciplinas como la astrología y el tarot son mentira. Que de ninguna manera la posición de los astros durante tu nacimiento pudiera tener ninguna relación con tu forma de ser. Sin embargo, estudios recientes de la universidad de Semmelweis en Budapest ha sacado a relucir algunos datos interesantes.

"Aunque no se ha encontrado ninguna conexión real y no podemos explicar los mecanismos relacionados, hemos encontrado ciertas correlaciones que hace que nos planteemos muchas preguntas sobre marcadores genéticos, la estación de nacimiento y desordenes del humor" explica Xenia Gonda, líder del proyecto.

Anuncios
Anuncios

"Estudios bio-químicos han demostrado que la estación de nacimiento influye en algunos neurotransmisores como la serotonina y la dopamina" prosigue Gonda "Esto hace que nos planteemos sus efectos a largo plazo".

El estudio realizado a más de cuatrocientos estudiantes universitarios incluía preguntas sobre su temperamento y mostró algunos resultados estadísticamente significativos. Por ejemplo: Según el estudio, aquellos nacidos en primavera muestran tendencia a un temperamento hipertímico o, explicado de otra manera, una tendencia a ser increíblemente positivos. Los nacidos en verano también muestran esta tendencia pero en menor medida y además de manera cíclica, es decir, que su estado de humor se mueve hacia los extremos como una ola.

Los nacidos en otoño muestran menos tendencia hacia la depresión.

Anuncios

Finalmente los nacidos en invierno muestran una menor irritabilidad comparado con el resto de las estaciones. Por supuesto, estos resultados no son determinantes y deben analizarse con cuidado puesto que no se tuvieron en cuenta cosas como el ambiente en el que los estudiantes crecieron o qué podría pasar en otros países dónde el tiempo durante las estaciones es completamente diferente al tiempo en Hungría.

Lo que sí es cierto que las estaciones nos afectan. El Trastorno afectivo estacional o depresión invernal es un trastorno emocional causado por la falta de luz solar y es posible que estos cambios durante las estaciones que afectan a la madre también afecten al feto en menor medida.