Aprende a no enojarte y echar culpas, aprende a no negar la situación y acepta la situación tal cual es, aprende a no ser agresiva o agresivo, porque la ira te llevará a la tristeza interna, una vez calmado o calmada entonces toma una decisión y comienza a hacer nuevos proyectos que te ayudarán a sanarte del engaño amoroso que has tenido.

Sabemos que la infidelidad tanto por parte de un hombre como el de una mujer, es una de las experiencias más amargas en una relación de pareja, en la que cuesta perdonar y olvidar. Se siente irá, rabia y rencor, seguido de frustración e impotencia que han terminado por romper la confianza, el amor y hasta una relación porque te han pillado por sorpresa.

Anuncios
Anuncios

Porque ya no se tiene lo que se tenía hasta hace una semana atrás, una familia, un noviazgo, una pareja que tuviste por años aunque no te hayas casado.



Se dice que cuando tú haces una promesa de amor, de fidelidad, te obligas a cumplirla a rajatabla, esto más que una norma social, es una norma de respeto y amor entre las partes. Pero hoy en día está practica está fuera de circulación, las parejas se separan porque no encuentran adentro de su pareja esa estabilidad emocional que se necesita entre los dos, cuando uno de los dos lo busca afuera, es porque no es que desea engañar, es porque llega un momento en que todos los pasos para solucionar los problemas de pareja no fueron resueltos. O sea, que se tiene el conocimiento de que la pareja no funciona y se sabe a ciencia cierta que puede haber infidelidad por parte de cualquiera de los componentes, pero si se quiere ser ciego, sordo y mudo es problema del no querer revertir la situación que ambos como pareja fueron.

No es mi marido o mi esposa me ha engañado y entonces me siento humillado, pregúntate: qué es lo que ha desencadenado a eso? No eches la culpa al otro, la culpa es de dos por no saber construir una pareja.

Anuncios

Heridas sanarán, pero eres tú quien debe cambiar la actitud

Las parejas se desgastan por no saber hablar a tiempo, por no sentarse tranquilamente y exponer sus puntos de vista y buscar una solución en conjunto. Siempre en la pareja uno grita o los dos gritan y así no se escuchan, no saben hablar tranquilos, solo son reproches una y otra vez, ninguno de los dos dice cosas positivas del otro, ninguno de los dos son perfectos, pero precisamente es por la cual se eligieron porque eran polos opuestos. Nadie les dijo que la convivencia fuera fácil. Ahora es tarde.

Ahora solo te queda el desahogo, ahora identificaste la causa, ahora sabes que no debes victimizarte, ahora es el momento de perdonar aunque ya no esté el otro y a perdonarte a ti.

Es una lección dura de aprendizaje, pero cuando vuelvas a sentir amor por alguien, no vuelvas a caer en lo mismo que te ha sucedido con matrimonio, pareja o noviazgo anterior. El amor es bonito cuando se comparte, no te cierres, solo cambia tu actitud.