No es necesario machacarse en el gym y hacer interminables tablas de ejercicios localizados para estar en forma. Andar es uno de los ejercicios más completos, fáciles y beneficiosos para la salud de personas de todas las edades. Veamos algunos de sus beneficios: Quemamos más cantidad de calorías y,por tanto aumentamos nuestra energía corporal y activamos nuestro metabolismo.

Se recomienda mínimo unos 20 minutos diarios pero, a partir de la media hora, empezamos a quemar grasas y a tonificar músculos que nunca creíste tener. El que mueve las piernas, mueve el corazón. Caminar una hora diaria reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Anuncios
Anuncios

Si estás a dieta es el aliado perfecto para perder peso. Además disminuye la sensación de hambre. Así que si la nevera empieza a llamarte por tu nombre, sal a la calle a caminar. Para la tercera edad es el ejercicio estrella ya que reduce el riesgo de fractura de cadera,controla la hipertensión arterial,reduce el colesterol malo y previene la diabetes mellitus.

Para las mujeres en época de menopausia, mejora la salud de sus huesos. Ayuda a combatir el insomnio. Preferentemente salir a andar por la mañana y luego seguir el día previsto. Mejora la esperanza de vida de forma muy notable. Combate la ansiedad y el estrés. Caminar es un ansiolítico natural.

La clave para iniciarse es empezar a un ritmo moderado, despacio, e ir incrementando poco a poco en la medida que vayamos ganando resistencia física.

Anuncios

¿Te has animado ya?.Lo que necesitas entonces es calzarte unas buenas zapatillas de deporte que te sujeten bien el pie y elegir una ruta interesante que te motive a caminar.

Convierte la caminata en un hábito diario. Empieza calentando con pasos moderados durante unos cinco minutos. Así evitaras lesiones, desgarros y las temidas agujetas. Cuando vayas notando más resistencia,incrementa unos cinco minutos más en tu ruta. De este modo conseguirás hacerte con una buena forma física. Cuando vayas a finalizar tu paseo diario, ve bajando el ritmo poco a poco y termina de forma suave. Evitarás mareos, bajadas de tensión bruscas y molestos calambres musculares. Por poner un ejemplo de quema de calorías, caminando a ritmo moderado en un terreno llano durante una hora podemos llegar a quemar entre 200 y 300 caloríasCombinando esta rutina con una dieta equilibrada tu peso y tu salud lo notarán.