Después de saber la historia de Melisa que ha ayudado a su madre a conseguir sus audífonos para que no quede sorda, a las pocas semanas, su madre por miedo, quiso que tanto su hija Melisa como su hija Stephanie fueran al otorrino para pedir una audiometría, para saber si habían heredado la sordera que ella padecía. Ambas se sometieron a una audiometría, Stephanie afortunadamente no tenía nada pero para sorpresa de la madre de Melisa, si le diagnosticaron a Melisa que padecía lo mismo que su madre, una sordera progresiva y que debería usar audífonos como ella.

La madre comenzó a llorar en silencio ante el diagnostico que le comunicaron y dijo interiormente que haría lo imposible para que su hija tuviera sus audífonos, como ella lo hizo con ella en su momento más desesperante.

Anuncios
Anuncios

La madre de Melisa, comenzó a golpear puertas para conseguir los audífonos para Melisa que es una joven de 17 años, no quería que su hija fuera tan sorda como ella y se juró que no iba a perder su audición. De inmediato, ante la desesperación recurrió a Cáritas, pero como ya le habían ayudado a ella, no podían ayudarla para conseguir los audífonos para su hija, aunque fuera una menor.

Entonces comenzó a averiguar a cuanta entidad hay en la Comunidad Valenciana, preguntando dónde podría conseguir los audífonos para su hija Melisa. Gracias a una entidad y aun llamado telefónico de la asistente social, le dijo que llamara a ASPAS en Valencia capital. De inmediato la madre de Melisa se comunicó con ASPAS y le explicó la situación de paro y que su hija padecía lo mismo que ella, diciéndoles que es una sorda progresiva.

La mamá de Melisa tuvo una cita con la asistente social de ASPAS y gracias a ellos, la derivaron al centro de GAES para que pudiera hacerse los audífonos.

Anuncios

La madre de Melisa, no tiene más que palabras de agradecimiento para ASPAS por ayudarle a tener los audífonos a su joven hija Melisa que tanto había hecho por ella. Hoy tanto la hija como la madre, se habían ayudado mutuamente a conseguirse los audífonos para no llegar a ser sordas irreversibles y tener que usar lenguaje de señas en el futuro.