Se quiera o no se quiera hay que ir a trabajar. Puede que el lugar de trabajo quede a poca distancia y se llegue a pie, o tal vez, se tenga que tomar algún medio de transporte. Pero el tema, es que la gran mayoría de la personas, una vez allí, pasan entre seis, ocho y hasta diez horas sentada. Y todos sabemos -si no, el médico se encarga de recordárnoslo -lo perjudicial que puede ser para la salud llevar una vida sedentaria. Pues muchos trabajos lo son, y ante este panorama, un grupo de investigadores, analizaron una posible solución que disminuya los riesgos para el organismo.

El estudio, que fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Indiana, consistió en un trabajo comparativo a partir de una muestra conformada por hombres sanos de entre 25 y 35 años.

Anuncios
Anuncios

La hipótesis de la cual partieron, tenía como fin corroborar los efectos positivos de interrumpir las horas que permanecían sentados con pequeños lapsos de 5 minutos de caminata.

Los resultados, publicados en Medicine & Science in Sports & Exercise, fueron contundentes. Aquellos varones que luego de una hora sentados, se pusieron en movimiento durante cinco minutos de caminata, mostraron que su flujo de sangre se mantenía normal. Sin embargo, quienes se quedaron sentados en su escritorio sin pausas para una breve caminata, dieron cuenta de que el flujo de su sangre era un 50% más lento que lo normal. Como consecuencias a corto plazo, se puede pronosticar problemas circulatorios en miembros inferiores como várices como articulares, pero también problemas cardiovasculares, pues un flujo sanguíneo lento, no permite que la sangre irrigue correctamente al corazón.

Anuncios

Contrario a lo esperado, todo aquella persona que permanezca sentado más de una hora continua, aunque realice actividad física en otros momentos, se puede ver afectado por la falta de movimiento, porque la complicación surge de la acumulación de tiempo sin que la sangre fluya adecuadamente.

Como se observa, levantarse de la silla y caminar cinco minutos tiene excelentes beneficios para la salud. No obstante, llevar adelante una mini rutina de ejercicio en el trabajo, implica, por lo menos, que se tomen medidas al respecto: organizar turnos de caminata para los empleados y tener una cinta caminadora. Aunque en un primer momento pueda parecer molesto o difícil de llevar a la práctica para los empleadores, instalar una caminadora será altamente benéfico también para los costes de la empresa, puesto que un empleado saludable es un empleado que no pedirá licencias. #Investigación científica #Gimnasia