A veces nos parece imposible pronunciar estas palabras y sin embargo otras personas utilizan la palabra "perdón" cada vez que necesitan interactuar con una persona o necesitan ayuda de alguien convirtiéndolo casi en un latiguillo. La verdad es que esta manía, que tienen sobre todo las mujeres, de estar constantemente disculpándose por cada acción o palabra que dicen no las beneficia en absoluto. Pedir perdón constantemente hace que la gente no las respete y se las vea en una posición sumisa lo que provoca que se las considere menos aptas para puestos de responsabilidad y liderazgo.

Al menos así lo afirma Sylvia Ann Hewlett, economista y experta en igualdad de género y ambientes de trabajo, en su libro "Executive Presence: The Missing Link Between Talent and Success" donde habla de cómo la imagen que proyectamos en los demás puede perjudicarnos o lanzarnos al éxito casi tanto como nuestra apariencia física o nuestras habilidades.

Anuncios
Anuncios

En este caso, y debido a ideas preconcebidas, un hombre tendrá ventaja al compararlo con una mujer, igual estarán en desventaja gente con sobrepeso o diversas minorías étnicas.

Es por eso que debemos entender que decir "perdón" demasiado a menudo es peor para tu carrera que ser tachada de antipática. Kathryn D. Cramer, autora de "Lead Positive: What Highly Effective Leaders See, Say, and Do" asegura que el problema radica en que las mujeres hemos sido educadas para evitar cualquier muestra de fuerza o agresividad y disculparse antes de hablar es una manera de evitar conflictos y así evitar tener que vernos obligadas a elevar nuestra voz. Hewlett añade que esto es fomentado en el centro de trabajo donde las mujeres se ven obligadas a calmar su temperamento para no poner en riesgo sus puestos de trabajo al ser tachadas de "bordes" o "desagradables".

Anuncios

Pero ambas coinciden en que la palabra "perdón" debería ser desterrada de nuestro diccionario laboral a menos que haya una auténtica causa de peso para pedir disculpas.

Si eres de esas que no pueden evitar decir perdón todo el tiempo busca frases alternativas que se ajusten más a lo que realmente quieres expresar. Cambiar tu modo de comunicarte también cambiará la posición desde la que verán tus compañeros de trabajo.