Da repugnancia la tradición de torear. En España o en México se enorgullecen de tener esa práctica aberrante de matar un toro antes una muchedumbre que aplaude a rabiar.

¿Qué es lo que les enorgullece?¿la práctica de matar un toro que no les ha hecho nada?¿que los exhiben como en épocas inmemorables en la que al final se le da al torero las dos orejas como premio a su valentía de haberse enfrentado a un toro?¿ A caso creen que el toro le gusta morir de esa forma tan horrenda mientras todos festejan?

El toro lo único que hace es defenderse de lo que le hace el hombre. Es maltrato a un animal. Después si le clava un cuerno a un torero, dicen: ese desgraciado casi mata al torero, le clavó en la pierna, en la espalda o en un ojo o directamente el toro mató al torero.

Anuncios
Anuncios

¿Quién tiene la culpa de todo este circo? Es el hombre, no el toro. Fue provocado, es lógico que se defienda.

Lo mismo cuando hacen el toro embolado. El pobre toro tiene que soportar en sus cuernos dos antorchas con fuego, mientras los paisanos de un pueblo lo hacen correr de aquí para allá. ¿Es eso un divertimento para un pueblo?¿es acaso tan divertido ver eso?

Lo mismo para la época en que se festeja San Fermín, todos los lugareños y extranjeros se ponen a correr delante de una manada de toros durante una semana, ¿es genial no? Todos los tontos corriendo, pegándoles con el diario para que corran y a ver quién es el guapo que se aguanta corriendo hasta llegar a la arena de la plaza de toro sin que el toro lo toque con sus cuernos.

Maravillosa experiencia con mucha adrenalina, no? Pero guarda si los llegan a cornear o pisotear a algunos.

Anuncios

Entonces dirán: ese toro desgraciado que ha hecho daño.

Si se pusieran a pensar que el toro no busca dañar a nadie. Que el hombre lo provoca constantemente por tradiciones absurdas que son demenciales. Es tremendo que una persona pueda pensar que matar, embolar o correr delante de un toro sea una práctica y un espectáculo maravilloso.

Ojala todas esas prácticas se terminaran de una vez, porque es aberrante.